Legisladores locales y miembros de organizaciones no gubernamentales hicieron un llamado al Gobierno de la Ciudad de México para que se establezcan incentivos fiscales para ayudar a las empresas dedicadas a la producción de plásticos de un solo uso.

Lo anterior fue declarado en sintonía con la entrada en vigor de las modificaciones a la Ley de Residuos Sólidos de la capital, donde este año se prohíbe la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico desechables; las multas para quienes no la acaten van de los 42,000, hasta 170,000 pesos. Para el 2021 quedarán prohibidos artículos de plástico de un sólo uso, como cubiertos, popotes, vasos y globos.

Al respecto, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso local, Mauricio Tabe Echartea, explicó que revisarán que el cumplimiento de la medida jurídica se efectúe, sin embargo, reconoció que se debieron tomar mejores medidas -como la creación de incentivos fiscales- para no afectar a la Iniciativa Privada (IP) y así minimizar el impacto económico.

“No nos vamos a echar para atrás, la medida ya fue aprobada, ésta permite que la Ciudad de México se 'desplastifique' y caminemos hacia un cambio de hábitos, no es sustituir, es sacudir a la sociedad para cambiar hábitos”, aseguró Tabe Echartea en rueda de prensa.

“Consideramos que el gobierno llegó tarde, debió entrar con mucha más anticipación el proceso de sensibilización y haber establecido los incentivos fiscales para minimizar el impacto económico a la industria y de esa manera perder menos empleos”, dijo.

En ese sentido, sugirió que se establezca incentivos fiscales para que las empresas dedicadas a la producción puedan efectuar una reconversión y así producir bolsas y objetos no contaminantes; entre los estímulos destacan aplicar un subsidio de 100% al Impuesto Sobre la Nómina (ISN), así como al Predial.

“Hoy estamos a tiempo de llamar al gobierno local para que establezca incentivos fiscales (...) Buscamos minimizar el impacto económico sobre las empresas”, sostuvo el presidente de la Jucopo.

Detalló que van a efectuar una propuesta desde el Congreso de la Ciudad de México para que se establezca la creación de incentivos.

Gustavo Alanís Ortega, director general del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, coincidió en que se necesita que se apliquen incentivos fiscales, pero también que la autoridad local realice campañas de concientización para que la ciudadanía sepa porqué se tomó esta medida.

Gustavo Alanís Ortega dijo que es un buen momento para que la IP lleve a cabo nuevas estrategias de mercado y “sean más conscientes del daño al medio ambiente y a la salud pública”.

“Es buen momento para que las empresas mejoren sus procesos productivos, que aprovechen esto como una oportunidad de mercado. Hay que hacerles ver que es una ley y se tiene que cumplir”, subrayó.

El diputado local Jorge Gaviño Ambriz reiteró que estos incentivos fiscales se debieron incluir en el ejercicio presupuestal para este año, debido a que siempre que se aprueba o modifica una ley se debe ver el impacto económico.

Por su parte, la legisladora Alessandra Rojo de la Vega explicó que la IP local tuvo el tiempo suficiente para efectuar modificaciones en la producción de plásticos, dado que en el 2009 entró una reforma local que tenía la intención de disminuir el consumo, además de que a nivel estatal se podía ver que otros estados estaban prohibiendo estos materiales.

kg