Puebla, Pue. El Banco Estatal de Tierra (BET), creado ex profeso para conseguir reserva territorial confines de atracción de inversión, tendrá compradas 500 hectáreas para el cierre del 2012, lo que significa 62.5% de la meta de 800 hectáreas planteadas en el sexenio que concluye en el 2018.

Con esto, la entidad contará con nuevas reservas territoriales para atraer más inversiones en desarrollos de vivienda e industria.

El director del organismo, Juan José Méndez de León, comentó que se lleva un avance de 50% en la adquisición de terrenos, los cuales estarán repartidos en 14 municipios.

Dijo a El Economista que se encontró voluntad de poseedores de tierras para negociar a precios justos, con lo cual se podrá invitar a las empresas para que capitalicen proyectos pensados en función de la región, ya que en tres zonas de la entidad se focalizó el potencial de crecimiento económico.

Puntualizó que están seguras 100 hectáreas para vivienda e industria pero, de ser necesario, se dispondría de más extensiones.

Para Méndez de León, es positivo el avance obtenido, ya que apenas el año pasado fue cuando se creó el BET con el objetivo de incrementar las reservas territoriales que, en el caso de la zona metropolitana de Puebla, prácticamente, se han agotado.

Los municipios donde se tiene previsto comprar las hectáreas son Amozoc, Cuautlancingo, Coronango, Huejotzingo, San Pedro Cholula, San Andrés Cholula, la angelópolis, San Martín Texmelucan, Tehuacán y Teziutlán, los cuales concentran a 50% de la población total, que es poco más de 5 millones 779,000 en el estado.

DEJAN FUERA A INTERMEDIARIOS

Destacó que se evitó la especulación de la tierra, ya que se negoció con los legítimos poseedores y no con los que dijeron ser representantes de ejidatarios, quienes tratan de engañar a los propietarios.

Respecto de si el BET intervendría en la compra de terrenos para que llegara la planta Audi –que representa una inversión de 2,000 millones de dólares-, dijo que hasta el momento no se ha considerado tal posibilidad ni se ha tenido alguna petición.

Por su parte, el delegado del Instituto del Fondo de la Vivienda para los Trabajadores, Ricardo Mancisidor Landa, consideró importante que se tengan reservas para los desarrollos inmobiliarios, ya que tiene que ser el gobierno y no los inversionistas y ejidatarios, aquel que decida hacia dónde deben crecer las ciudades porque, hacerlo de otro modo implica mayores gastos y llevar los servicios de agua, drenaje y energía a las familias.

[email protected]