El secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas (SDUOP), Sergio Chufani Abarca, consideró que a pesar de la aprobación del Código Urbano en la entidad, resultará complicado volver al desarrollo ordenado en Querétaro.

En el marco de la inauguración del VII Congreso Nacional de Valuación, el funcionario estatal indicó que los terrenos de la zona metropolitana se encuentran en manos de particulares y buena parte de ellos cuentan ya con la autorización del cambio de uso de suelo otorgada por los ayuntamientos. Esta condición faculta a los propietarios a vender o crear desarrollos a conveniencia del interesado.

Chufani Abarca explicó que en los años 70, el área ocupada de la zona metropolitana era de 1,031 hectáreas; para el 2010 eran 26,967 hectáreas, que incluye a los municipios de Querétaro, Corregidora, Huimilpan y El Marqués.

Ante los asistentes al congreso, dijo que su labor como titular de la dependencia encargada del desarrollo de la infraestructura tiene el desafío de lograr el ordenamiento sustentable, apoyado por herramientas legales, como el nuevo Código Urbano, pero con retos que solventar con los desarrolladores inmobiliarios.

Chufani precisó que a pesar de no estar en contra del desarrollo y el crecimiento, se busca que éste pueda ser ordenado y acorde a las políticas del estado para dotar de infraestructura básica y servicios a estos nuevos desarrollos, alejados de la mancha urbana por hasta 40 kilómetros. Cuando la tierra está en manos privadas, queda únicamente contener para ordenar o viceversa, indicó el Secretario.

La tierra está ya en manos privadas, así es difícil tratar de hacer algo, como borrando lo que ya está hecho para reprogramar, es difícil. Cuando la tierra está en manos privadas, habrá desarrollos, y hay usos de suelo autorizados sobre esos terrenos , explicó el funcionario.

Chufani Abarca manifestó que la poca densidad de la mancha urbana, ocasionada por la expansión de la misma, apenas suma alrededor de 48 personas por hectárea, cuando lo recomendable es que habiten hasta 230 personas por hectárea. En consecuencia, el reto es condensar la mancha urbana y contenerla antes de que siga creciendo sin sentido, explicó el titular de la SDUOP.

arlene.patino@eleconomista.mx