Puebla, Pue. Organizaciones sindicales, entre ellas la de Volkswagen de México, la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (FROC), que representan a 53,000 obreros, tramitaron amparos en contra de la reforma laboral.

La inconformidad se da por la contratación de personal a través del esquema outsourcing, pérdida de antigüedad, prestaciones y otros derechos, que consideran los líderes de esas organizaciones se deben privilegiar.

El pasado 10 de enero, las organizaciones sindicales presentaron por separado sus amparos ante la oficina del Poder Judicial de la Federación en Ciudad Judicial, localizada en el municipio de San Andrés Cholula.

El líder de la FROC en Puebla, René Sánchez Juárez consideró que la reforma laboral representa una medida violatoria a los acuerdos y convenios internacionales en materia de Trabajo.

Puntualizó que las decisiones tomadas por diputados y senadores constituyen una agresión principalmente al sector obrero que no en todos los casos está representado y queda vulnerable en caso de despido injustificado.

Comentó que la preocupación entre los sindicados es la contratación colectiva, que temen no sea respetada.

Por su parte, Luis Escobar Ramos, coordinador del Trabajo en la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) en Puebla, mencionó que la estabilidad laboral está en riesgo, ya que no permitirán que haya abusos por parte de la clase patronal.

Recordó que México tiene firmados acuerdos ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a los cuales no hicieron caso los senadores y diputados federales para la reforma laboral.

Aunque el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (Sitiavw) se sumó a la inconformidad, nadie de la dirigencia quiso emitir algún pronunciamiento, pero que fuentes consultadas dieron a conocer que tramitaron un amparo.

Escobar Ramos comentó que otras cinco organizaciones laborales igual tramitarán amparos para impedir que la reforma tenga efecto en la entidad poblana.