Tijuana, BC. Con la próxima ampliación de 20 carriles peatonales en la garita de San Ysidro, la Cámara de Comercio de esa comunidad proyecta que más tijuanenses crucen la frontera para comprar, lo que incentivará el desarrollo económico de la zona, mencionó el director ejecutivo del organismo empresarial, Jason Wells.

Además, dijo que si bien los residentes de la frontera son el principal perfil de clientes en esa área, esperan emitir campañas para atraer a personas que radican en las inmediaciones de los diversos centros comerciales del lado estadunidense.

La prioridad de la cámara a su cargo, explicó, es atraer más negocios a San Ysidro, a fin de fomentar el comercio además de absorber la demanda creciente de clientes de ambos lados de la frontera.

También destacó que el negocio llamado Grocery Outlet, un espacio compartido por tiendas de marcas internacionales que venden ropa fuera de temporada, se dedicará a promover productos comestibles en oferta con una constante rotación, por lo que cada semana los consumidores podrán encontrar una oferta diversa a un precio menor que el del mercado.

Según Wells, antes de la inauguración del nuevo comercio, el edificio que lo alberga llevaba más de un año en desuso, por lo que hizo énfasis en la reactivación de ese sector, y principalmente del bulevar San Ysidro, que se encuentra entre los principales ejes de acción de la cámara para el 2018.

Mencionó que los comerciantes ya se recuperan de la fluctuación dólar-peso, por lo que al nivelarse se les permite diversificar su oferta o incluso abrir nuevas instalaciones que permitirán atraer a más mexicanos a sus establecimientos.

contracciones

El trabajo de promoción que realizará la cámara durante el 2018 es con la intención de revertir la tendencia que se mantuvo el año pasado, cuando las ventas en los comercios de San Ysidro —California, Estados Unidos— se desplomaron hasta 45 por ciento.

“Esa caída también corresponde al primer año de gobierno como presidente de Estados Unidos del empresario Donald Trump. En la temporada navideña vimos un incremento que más bien es una recuperación porque el resto de los otros meses ha sido una caída permanente, por una parte con el dólar caro, y también por el tiempo de espera para cruzar la frontera”, advirtió Wells.

El empresario agregó que desde hace dos años comenzaron a caer las ventas en los negocios situados al otro lado de la frontera, cuando el peso empezó a depreciarse y subieron los precios del dólar.

La disminución del comercio en San Ysidro alcanzó en el 2016 40%, comparada con las cifras del 2015; sin embargo, de enero a noviembre del 2017 nuevamente se registró una contracción en las ventas, que se estiman fueron entre 35 y 45 por ciento.

[email protected]