A un año de gobierno de José Ignacio Peralta al frente del estado de Colima, la ocupación hotelera en la entidad aumentó 3.04%, con una derrama económica de 159.1 millones de pesos y una afluencia turística mayor a 105,303 en relación con el 2015.

El repunte de la actividad turística se debe en parte a la gestión de más de 50 millones de pesos en obras como la terminación del Boulevard Miguel de la Madrid y el Andador Turístico de Las Parotas.

Asimismo, en este primer año de gobierno se han gestionado más de 500 millones de pesos entre la llegada de nuevos hoteles, como el Hotel Corazón, así como la rehabilitación y renovación de diversos complejos en el estado.

Además, bajo la actual administración se realizaron eventos de primer nivel como: Medio Maratón en Manzanillo, F1 Champ Boat Series, el Campeonato Latinoamericano Femenil de Ajedrez y el Festival Manzanillo se Ilumina, entre otros.

Plan de austeridad

Una de las principales acciones del gobierno de Colima ha sido poner en marcha el Plan de Austeridad del gobierno estatal, con lo que se ha logrado un ahorro de más de 450 millones de pesos. El objetivo es ahorrar cada año 5% del gasto corriente, con lo que se llegará a 30% de ahorro al término del sexenio.

En la actual administración se pagaron 800 millones de pesos en adeudos del anterior gobierno por becas de movilidad y manutención, así como de pensiones a adultos mayores.

Calificación al alza

También se logró reestructurar el crédito de 638 millones de pesos que se tiene con el Banco de Interacciones, con lo que se logró una mejora en las calificaciones crediticias.

De hecho, a mediados del año pasado, HR Ratings revisó al alza a HR BB+ de HR C al estado de Colima, que obedeció a la realización de un convenio modificatorio a un contrato de crédito de largo plazo con Banco Interacciones, con lo cual se extendió el plazo para realizar la afectación de la fuente de pago hasta enero del 2020.

De lo contrario, se habría tenido que amortizar el saldo insoluto en el curso del 2016 mediante amortizaciones mensuales, lo que podría haber resultado en presiones para el flujo de efectivo de la entidad, explicó la firma.

Con este convenio modificatorio, la calificadora estimó que el servicio de deuda y la deuda neta del estado se mantendrán relativamente estables en los próximos tres años, en niveles promedio de 7.5 y 67.1% de los ingresos de libre disposición, respectivamente.

Otro factor favorable es que el Indicador trimestral de la actividad económica estatal (ITAEE) creció 6.5% a tasa anual desestacionalizada durante el tercer trimestre del 2016, la variación más elevada en dos años y medio; la economía del estado dibuja una tendencia de aceleración.

estados@eleconomista.mx