Colima, Querétaro y Aguascalientes encabezan el Índice Nacional de Desarrollo Inclusivo (INDI) 2019, mientras que Tabasco, Guerreo y Chiapas ocupan los últimos lugares. El índice elaborado por la organización civil Valor México y presentado en las instalaciones de El Economista, clasifica el desempeño económico y las condiciones de inclusión de las entidades federativas a partir de un modelo utilizado por el Foro Económico Mundial que analiza a naciones en función de indicadores agrupados en tres categorías: crecimiento y desarrollo, inclusión, equidad intergeneracional y sostenibilidad.

Para elaborar esta métrica, Valor México analizó 89 variables de inclusión agrupadas en nueve áreas: educación, servicios básicos e infraestructura, ambiente empresarial y emprendimiento, inclusión financiera, ética y política empresarial, laboral, desempeño fiscal y transferencias, certeza de la propiedad y brecha de género.

Producto de este análisis demostró estadísticamente que, si existiera una repartición más justa de la riqueza, entonces, habría un mayor bienestar de vida para la población en los diversos estados. Además de que en las entidades donde las políticas implementadas no permiten el crecimiento incluyente, también hay más pobreza.

A escala mundial, México ocupa el lugar 24 en el ranking general de inclusión económica para la categoría de economías emergentes y el 51 entre 105 países analizados.

Si se observan los resultados del Índice Nacional de Desarrollo Inclusivo 2019 destacan diversas realidades. En materia de educación, los estados mejor posicionados son Tlaxcala, Baja California y Yucatán, mientras que los peor ubicados son Michoacán, Veracruz y Chiapas.

En cuanto a servicios básicos e infraestructura Colima, Coahuila y Nuevo León ocupan los primeros lugares y los últimos Michoacán, Oaxaca y Guerrero.

Respecto al ambiente empresarial y emprendimiento Yucatán, Querétaro y Puebla son los mejor posicionados y los peor son Chihuahua, Baja California y Quintana Roo.

En inclusión financiera, los mejor ubicados son Ciudad de México, Querétaro y Jalisco, mientras que los peor ubicados son Guerrero, Tlaxcala y Chiapas.

Soraya Pérez Munguía, presidenta de Valor México, expuso que, aunque el país tiene enormes potencialidades y riquezas, existen enormes desigualdades.

En ese sentido dijo que si no se hacen acciones efectivas para contrarrestar lo que está sucediendo, nos va a llevar más de 100 años que, por ejemplo, una mujer en México tenga las mismas posibilidades económicas que tiene un varón.

Mencionó que uno de los grandes objetivos que debe tener México como nación es que haya una repartición más justa de la riqueza.

Expuso que el problema del bajo crecimiento en el país se incrementa porque no está cayendo en las manos adecuadas, precisamente por la desigualdad que existe y, por lo tanto, entre menos crecimiento haya, menos posibilidades de prosperar tendrán los grupos más rezagados.

Destacó que la única forma de atender la desigualdad es generar políticas públicas más inclusivas.

La mejor solución es la basada en evidencia

México como país enfrenta el reto de que los cambios de autoridades en los tres niveles de gobierno no vayan a romper la generación de información y que tampoco se rompa el uso de la misma en el diseño de políticas públicas, afirmó el presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Julio Alfonso Santaella Castell.

En entrevista destacó la importancia de generar soluciones a problemas públicos con base en evidencia.

“Si no utilizas la evidencia, es como intentar darle a la piñata con los ojos vendados; a lo mejor en una de esas le atinas, pero si te quitas la venda es más fácil que alcances el objetivo”, refirió.

El mejor camino es tener el diagnóstico correcto, luego elaborar la política pública para atenderlo, es decir, tomar las medidas correctas y luego hacer una evaluación de cuál es el alcance de lo que estás haciendo, indicó.

Asimismo, dijo que un reto importante es mantener la vigencia de la información para satisfacer las necesidades de la sociedad de conocer su entorno.

Desigualdad

Por su parte, el director editorial de El Economista, Luis Miguel González, destacó que el tema de la desigualdad ha ganado terreno en la discusión pública, debido a que cada vez somos más conscientes del tamaño de la tarea que hay que hacer en esta materia.

“También, somos más conscientes de la necesidad de enriquecer esta discusión con más información técnica y opiniones mejor fundamentadas”, indicó.

En ese tenor, destacó la necesidad de construir datos que alimenten discusiones que con frecuencia están más teñidas de factores emocionales, lo cual no es suficiente.

Explicó que en foros mundiales como el de Davos ahora se discute sobre desigualdad entre generaciones y que no hay país que se respete que no esté discutiendo el tema.

González mencionó que cuando se ve el tema de equidad a la luz de una perspectiva temporal, evidentemente la desigualdad es muy aguda.

¿Qué es inclusión?

Se refiere a toda política o tendencia que busca integrar a todas las personas, independientemente de su condición política, social, económica o educativa, a la sociedad, a través del aprovechamiento de sus talentos y, a la vez, haciendo uso de los bienes públicos de las comunidades.

[email protected]