Tras detectar una serie de restricciones regulatorias que limitan la instalación y operación de estaciones de servicio para la venta de combustibles, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) recomendó a los gobernadores, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, las legislaturas de las entidades federativas y los integrantes de ayuntamientos y alcaldías eliminarlas, ya que afectan a los consumidores y restringen la competencia.

Dichas trabas limitan la oferta, es decir, el número de estaciones de servicios de expendio al público, por lo que hay menor competencia entre éstas y esto influye en los márgenes de ganancia de los expendedores y, por tanto, en los precios finales que pagan los consumidores.

En la transición hacia un mercado competido de gasolinas, los gobiernos estatales y municipales tienen un papel fundamental para la expansión de la oferta de estaciones de servicio , destacó la comisión a través de un comunicado.

Con respecto a otros países, el órgano autónomo indicó que en México aún hay un número muy bajo de estaciones de venta de combustible, por lo que para alcanzar a otros países (en función de vehículos promedio atendidos por estación de servicio) tendrían que construirse entre 2,000 y 12,000 nuevas estaciones de servicio en el corto plazo .

Esta opinión de la Cofece es complementaria a una de las recomendaciones contenidas en el reporte Transición hacia mercados competidos de gasolina y diesel, emitido en julio del 2016.

En seguimiento a dicho trabajo, la Comisión analizó 319 ordenamientos estatales y municipales en materia de desarrollo urbano, construcción, medio ambiente, protección civil y manejo de residuos, aplicables al establecimiento y operación de estaciones de servicio.

De esta revisión, que abarca las 32 entidades federativas y las principales ciudades del país, esta autoridad identificó restricciones: requisitos de distancias mínimas entre estaciones de servicio, es decir, entre competidores; requisitos injustificados relativos a la superficie y características del predio, que pudieran limitar modalidades y formatos distintos de servicio.

Además de requisitos inconsistentes con la regulación federal que pudieran restringir o incrementar los costos de entrada, considerando que las disposiciones sobre seguridad industrial y operativa, así como medioambientales, a raíz de la reforma energética del 2014, son de jurisdicción federal cuando se trata de la industria de hidrocarburos; y disposiciones que generan incertidumbre con respecto a la obtención de permisos, licencias o autorizaciones.

Eliminar disposiciones

Para lograr una transición exitosa al mercado competido de gasolinas, la Cofece incluyó entre sus recomendaciones: eliminar disposiciones que prevean distancias mínimas entre estaciones de servicio y/o que establezcan superficies mínimas y frentes principales que deben tener los predios, así como actualizar los ordenamientos que regulen el establecimiento de estaciones de servicio conforme al nuevo marco normativo.

Asimismo, establecer criterios transparentes y públicos en el otorgamiento de autorizaciones, licencias y permisos para construir y operar estaciones de servicio. Esto último para brindar certidumbre jurídica a los competidores.

[email protected]