Con el objetivo de disponer de mayores recursos económicos para destinarlos a obras, programas sociales y el fortalecimiento de la seguridad, el gobierno del estado de Coahuila inició la reestructuración de su deuda a largo plazo, cuyo saldo actual es de 36,121 millones de pesos, comunicó la Secretaría de Finanzas.

Lo anterior, explicó, a través de la publicación de la convocatoria pública a instituciones financieras que deseen participar en este proceso que podría culminar en noviembre de este mismo año.

En ese sentido, la dependencia expuso, mediante un comunicado de prensa, que las principales características de la reestructura serán: una mejora en la tasa de interés; la contratación de aquellas que presenten la menor tasa efectiva, que incluye tasa y gastos, y en cuanto a la garantía, se conservará la actual del Fondo General de Participaciones (94.23%) y se libera 25% del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios del diesel y gasolina.

Al respecto, la Secretaría de Finanzas indicó que si ninguna de las propuestas que se presenten ofrece mejorar sustancialmente el servicio de la deuda, no se procederá a su reestructuración.

La dependencia estatal destacó que de acuerdo con el Decreto 958 del 22 de septiembre del 2017, el techo autorizado para reestructuración es de 37,000 millones de pesos.

Sobre el proceso de convocatoria, agregó que ésta se publicó este lunes 30 de julio; el próximo 14 de agosto será la fecha de entrega de bases a bancos que presenten por escrito su interés en participar y al mismo tiempo se llevará a cabo el primer taller de aclaraciones en la Secretaría de Finanzas.

El 12 de septiembre será la presentación y apertura de ofertas de instituciones bancarias inscritas y el 14 de septiembre la publicación del fallo.

Según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a marzo, la deuda del estado, que incluye municipios y organismos, llegó a 37,309 millones de pesos, 1.8% más que el cierre del 2017.

En el Sistema de Alertas de la SHCP, en el primer trimestre del 2018, Coahuila es la única entidad del país en semáforo rojo (endeudamiento elevado).

estados@eleconomista.mx