Hasta 40 pozos irregulares detecta la Comisión Nacional del Agua (Conagua) tan sólo en los municipios de Querétaro y San Juan del Río, por lo que se iniciaron trámites para que regularicen su situación.

Se trata de pozos que operan desde dos metros cúbicos por segundo, hasta 50 metros cúbicos por segundo, de acuerdo con el diámetro de la tubería y la capacidad de la bomba.

Este tipo de pozos generan una situación crítica porque constituyen un delito que amerita sanción penal de hasta cinco años de prisión.

El director local de la Conagua, José Javier Jiménez Sánches, explicó que se trata de entre 15 y 20 pozos en el municipio de Querétaro y una cantidad similar en el municipio de San Juan del Río.

Encontramos el pozo, les damos 10 días para regularizarse. Vamos a estudiar cada uno de los casos. A los 10 días todos los requerimientos que hayamos hecho, si no se han cumplido, van por vía penal , advirtió.

Reconoció que en algunos casos puede tratarse de pozos de los que no se renovó el permiso, aunque en otros casos, puede tratarse de gente que nunca pidió permiso pero decidió excavar un pozo.

En estos últimos casos, deberá suspenderse su operación, porque el estado de Querétaro está en veda para la perforación de pozos, excepto para la zona serrana.

La situación por la existencia de pozos irregulares se agrava por la presión que enfrentan los acuíferos del estado y la sequía que afecta a la entidad desde hace tiempo.

Aclaró que el abastecimiento de agua potable de la entidad está garantizada con los distintos programas y sistemas para este servicio, pero no se permitirá la perforación de nuevos pozos.

De acuerdo con datos de Conagua, el 78% del agua lo gasta el sector agrícola, mientras que el 15% es de uso doméstico y el resto del industrial.