La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, dio a conocer que respalda y apoya la reforma eléctrica del presidente, Andrés Manuel López Obrador, debido a que ésta busca fortalecer el desarrollo de las actividades económicas por medio del fortalecimiento de las empresas públicas.

“Miramos al futuro con fortalecimiento de la transformación de la vida pública de México, donde el interés general siempre estará por encima del interés particular, donde los intereses de la Nación estarán por encima de los intereses privados, donde el interés del pueblo y su bienestar es la guía de la transformación”, reiteró durante la conmemoración del 83 Aniversario de la Expropiación Petrolera en México.

Sobre la serie de suspensiones provisionales que se han generado hacia la reforma del sistema eléctrico del país, la mandataria capitalina aseguró que el proyecto propuesto por el gobierno federal cumple con los criterios de soberanía y busca el bienestar de toda la población.

“Esa es la esencia de nuestro movimiento, de lo que representamos y de lo que nunca debemos olvidar, y por ello, hoy 18 de marzo de 2021, concebimos al sector energético como eje sustantivo del desarrollo, en una visión de soberanía con beneficios para el bienestar, el desarrollo económico y el medio ambiente”, señaló Sheinbaum Pardo.

Acotó que esta nueva política federal energética está basada en cinco criterios: soberanía, robustez frente a cambios externos, cobertura de necesidades energéticas básicas de toda la población, fortalecimiento de las reservas y disminución de impactos ambientales, incluido la mitigación del cambio climático.

De igual forma, la mandataria capitalina descartó que la reforma federal tenga alguna disparidad con la política de la capital, donde la apuesta local es hacia el sector energético sustentable.

“Desde la ciudad ponemos nuestro grano de arena en esta política de desarrollo sustentable del sector energético con diversos proyectos. Uno, o algunos de los más icónicos (..) es la planta solar en los techos de la Central de Abasto”, puntualizó.

Asimismo, reiteró que para lograr un desarrollo sustentable también se debe pensar en el desarrollo de la población local y no solamente beneficiar a las empresas.

Como ejemplo, expuso que en el sur del país, si bien se apostó por la producción de energía eólica, también se violaron los derechos de las comunidades locales, impidiendoles tener mejores oportunidades de vida.

“El desarrollo de la energía renovable en México, particularmente eólica en el Istmo, si bien disminuye los gases de efecto invernadero se hizo ─y hay que decirlo, de hecho, tenemos también artículos sobre ello─ a costa de las comunidades del Istmo sin beneficios de desarrollo para la zona y desvinculada del fortalecimiento de un sistema eléctrico nacional robusto en la generación, en la transmisión y la distribución; es decir, no fue una política de desarrollo sustentable”, comentó.

rrg