Querétaro, Qro. Durante el primer semestre del año se reportó el cierre de cerca de 12.5% de los establecimientos de restaurantes en el estado, un porcentaje semejante al del año anterior.

El presidente en Querétaro de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Sergio Salmón Franz, expuso que este indicador va de acuerdo con los  indicadores reportado en años anteriores.

Pese a ello, dijo, Querétaro se mantiene como una plaza atractiva para el sector restaurantero.

El año pasado el porcentaje de cierres de establecimientos varió de 10 a 12%, puntualizó el empresario.

En el 2017 cerraron 38 negocios, desde pequeños hasta grandes unidades económicas.

Entre los motivos recurrentes de los cierres se enlistan los problemas financieros, las ubicaciones de los restaurantes o que carecen de infraestructura para estacionamiento.

“Algunos que no pudieron ya con los gastos, se encontraban en lugares donde no había estacionamiento, eso te saca de la competencia, porque el público empieza a elegir lugares donde tenga seguridad de sus coches”, expuso.

Contrastando las aperturas con los cierres, el sector reporta un crecimiento de entre 4.7 y 5.2% en el primer semestre de año, manteniéndose en los mismo niveles del año pasado, refirió el empresario.

Durante el primer semestre del año, acotó, se observó una baja en el poder adquisitivo de los consumidores, lo que derivó de las condiciones económicas y de incertidumbre del país e impactó ligeramente a este segmento del sector servicios.

“El primer semestre lo tenemos considerado igual que el año anterior. Hubo dos fenómenos, uno las elecciones que nos generó un freno en ciertas cuestiones económicas, los restaurantes son muy sensibles para los bolsillos de la gente, de las empresas, y hubo muchas empresas que tuvieron ciertos gastos esperando a ver qué pasaba; otro tema fue el mundial que no nos favoreció por los horarios”, explicó el presidente de Canirac.

A este panorama se sumó la contracción económica que se presenta durante los años electorales, lo que impacta en el flujo regular del comercio y de las ventas de los restaurantes.

En los primeros seis meses del año, dijo, algunos inversionistas restauranteros optaron por detener sus proyectos hasta que haya una mayor certeza para aterrizar inversiones en el país.

“Pero fuera de eso, sabemos siempre que por cuestiones electorales llega a ver una afectación al flujo regular, sigue siendo una plaza muy interesante, siguen abriendo lugares, los que ya tenían sus inversiones hechas sí las continuaron, otros que tenían la decisión de comenzar, supe que se esperaron hasta ver cómo venían las cosas, pero no son tan importantes en número como para sentir una afectación”, pronunció Salmón Franz.

Los municipios de Corregidora y Querétaro resultan las plazas más atractivas para el sector, sin embargo, en el caso de Corregidora la colindancia con Guanajuato ha implicado un riesgo, ante los hechos delictivos y violentos que se reportan en el estado vecino.

Seguridad

El sector restaurantero del estado invierte entre 6 y 8% de la inversión en un establecimiento, en el rubro de seguridad.

En este contexto, la Canirac ha tenido reuniones con corporaciones de seguridad en el estado, con la finalidad de entablar estrategias conjuntas.

Aportar información del personal que trabaja en los restaurantes, así como colocar cámaras de vigilancia, son algunas de las medidas con las que los restauranteros se han comprometido ante las instancias estatales. Entre los socios de la cámara, de 60 a 70%, cuenta con cámaras de vigilancia.

En tanto, que con la Secretaría de Movilidad del municipio de Querétaro se ha planteado que los restaurantes contraten a empresas de valet parking formalmente establecidas.

estados@eleconomista.mx