León, Gto. La microempresa rural guanajuatense, Chilcuhi, reconocida por elaborar salsas con chiles deshidratados, apostará por el mercado de productos gourmet, además de expandir sus dominios fuera de la República Mexicana.

Actualmente, la compañía elabora cinco tipos de salsas: mexicana y de chiles verdes, rojo, guajillo y chipotle.

Sin embargo, con el objetivo de ampliar su base de consumidores, desarrollará salsas tipo gourmet de habanero con mango, chipotle con chocolate, guajillo con naranja y arándano con chile morita.

Hoy en día, las salsas deshidratadas que fabrica ya son distribuidas en tiendas de autoservicio como Aurrerá, en Celaya y Salvatierra; sin embargo, está por entrar a las tiendas Walmart del país, así como a los Oxxo de Guanajuato, San Luis Potosí, Querétaro, Nuevo León, Sonora y Baja California, anticipó la directora general, Ingrid Garcés de Isla.

Además, a través de distribuidores, comenzará a exportar a California, Texas, Ohio, Utah y Arizona, en Estados Unidos, y tiene un pedido especial de producción de salsas para Colombia y Venezuela, en donde sólo le requirieron que reduzca un poco el nivel de picante.

LA HISTORIA

La compañía nació en mayo del 2010 en el municipio de Comonfort, Guanajuato, con siete personas y 1,000 bolsas a la semana de venta. Ahora, da empleo a 35 trabajadores y produce 290,000 bolsas por mes.

Ingrid Garcés recordó que fue complicado el inicio, ya que no contaban con la maquinaria necesaria.

Tuvimos que desarrollar una máquina que nos ayudaron a diseñar dos jóvenes del Instituto Tecnológico de Celaya, la patentamos y es la que estamos utilizando. Fue un poco difícil porque para registrar la patente es costoso y, en ocasiones, nos desilusionábamos, pues no había los suficientes recursos económicos para continuar .

En días pasados, la compañía obtuvo el reconocimiento al primer lugar del concurso de la Red Nacional de Desarrollo Rural Sustentable por su innovación, calidad y éxito comercial, dijo la ejecutiva.

cutberto.jimenez@eleconomista.mx