La representante en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Nuria Urquía, reconoció que Chiapas se ha convertido en un modelo de cooperación para aplicar estrategias como el Programa Especial para la Seguridad Alimentaria (PESA), destinado a las comunidades con mayor marginación.

Urquía explicó que el PESA es un programa que asesora a las familias indígenas para que aprovechen sus cultivos y críen animales para autoconsumo, pero también para generar ingresos. Es un modelo de cooperación que funciona con fondos provenientes de la federación y del gobierno estatal, lo cual permite trabajar a nivel de comunidad con una coordinación total.

Cabe señalar que la presencia de la FAO en Chiapas inició con el establecimiento de la Agenda Chiapas-ONU, lo que se traduce en la asesoría de las diferentes agencias de este organismo internacional para cumplir con los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio y así superar la pobreza extrema en 28 de los 118 municipios.

Finalmente, Urquía comentó que a través del PESA próximamente se atenderán a más de 30,000 familias indígenas de 900 comunidades. La FAO compartirá espacio en la Torre Chiapas con otras agencias de la ONU, la cancillería mexicana, oficinas del ayuntamiento capitalino y cónsules de Guatemala, El Salvador y Honduras.