Puebla, Pue. La Asociación de Centros Comerciales de Puebla (Acecop) justificó que el actual esquema tarifario por el uso de sus estacionamientos ha generado alrededor de 5,000 empleos e inversiones anuales por 100 millones de pesos en infraestructura, por lo cual, en caso de ser modificado, obligará a detener las proyectadas.

El presidente de la organización, con 40 socios, Andrés de la Luz Espinoza, se pronunció en contra de que el ayuntamiento analice que los complejos de locales dejen de cobrar el aparcamiento.

Pidió a las autoridades municipales ser prudentes y tener un buen juicio respecto al asunto en cuestión, pues cumplen a 100% con la normatividad en cuanto al servicio que se da a los clientes.

En el tema de seguridad de las zonas de aparcamiento, dijo que se tiene contratada a la policía auxiliar o a elementos privados, a lo que agregó que hay un seguro contra robo de automóvil para tranquilidad de los visitantes a los centros comerciales.

Expuso que, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Estacionamientos, este rubro aporta 0.05% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, creando más de 400,000 plazas laborales directas.

De la Luz Espinoza indicó que las inversiones están justificadas con espacios para discapacitados, escaleras eléctricas, elevadores, automatización para detección de espacios disponibles así como la construcción de estacionamientos subterráneos.

Reiteró que debido al análisis del esquema tarifario, las inversiones próximas están detenidas por existir un clima de incertidumbre para quienes conforman la Acecop.

En este sentido, el regidor del PRI, Iván Galindo Castillejos, consideró que no hay justificación para que los centros comerciales cobren a sus visitantes, cuando tendría que ser un beneficio por acudir a consumir.

Los foros realizados por la comuna poblana sobre si se debe o no cobrar el aparcamiento en esos lugares tendrían que involucrar a los ciudadanos y no sólo a los representantes de los complejos para dar sus argumentos del servicio, abundó.

miguel.hernandez@eleconomista.mx