La región centro-occidente registró el mayor crecimiento económico del país (4.7%) durante el primer trimestre del 2017, mientras que la zona sur-sureste enfrentó una caída anual de 1.0%, de acuerdo con datos desestacionalizados del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al respecto, José Luis De la Cruz Gallegos, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), expuso que mientras que la región centro se vio favorecida por un mayor desarrollo industrial, lo que le perjudicó al sur-sureste fue el escaso dinamismo fabril así como la disminución del sector energético.

Todas las entidades que integran la demarcación centro-occidente reflejaron tasas positivas en el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE): Aguascalientes (8.8%), Querétaro (8.8%), Guanajuato (5.9%), San Luis Potosí (5.2%), Michoacán (4.7%), Colima (3.2%), Nayarit (3.0%), Zacatecas (2.6%) y Jalisco (1.8 por ciento).

Resalta que de las 32 entidades federativas, Aguascalientes obtuvo el mayor incremento y Querétaro, el quinto.

Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterrey, señaló que los estados que integran dicha región, además de tener un buen desempeño en la actividad de manufactura ligera, como el ensamble de automóviles, se vieron favorecidos por el envío de remesas familiares, ya que, detalló, muchos de ellos se ubican entre los principales receptores a nivel nacional.

En el sur-sureste, la mayor parte de los territorios mostró descensos anuales en su actividad económica: Tabasco (11.6%), Campeche (10.0%), Guerrero (2.9%), Chiapas (1.9%) y Veracruz (1.5%); las excepciones fueron Quintana Roo, Yucatán y Oaxaca, con incrementos de 6.7, 6.3 y 2.4%, respectivamente.

De hecho, las economías quintanarroense y yucateca ocuparon el tercer y cuarto lugar del país con las variaciones más elevadas en los primeros tres meses del año.

Tabasco y Campeche se han visto afectados por una baja en la actividad petrolera que ha impactado incluso en otros sectores, además en esta región, a diferencia de otras, existe un mayor enfoque a servicios y al ciclo agrícola, manifestó Tenorio Aguilar.

Por su parte, el director general del Idic puntualizó que en Quintana Roo el sector turismo fue uno de los principales elementos que favoreció a la economía del estado, sumado a una modesta parte de desarrollo industrial, en tanto que en Oaxaca, dijo, existe una reindustrialización que se está realizando alrededor del puerto de Salina Cruz.

En tanto, en la zona centro de México se observaron incrementos anuales en el ITAEE en Estado de México (5.6%), Morelos (4.7%), Puebla (4.3%), Tlaxcala (3.4%) y Ciudad de México (2.7%), mientras la única entidad con retroceso fue Hidalgo (1.9 por ciento).

De la Cruz Gallegos sostuvo que en Hidalgo algunos proyectos que trataban de favorecer algunos ramos, como el textil, se han ido agotando y no se ha generado un nuevo desarrollo económico, mientras que en la capital y el Estado de México, agregó, hubo cierto grado de reactivación económica en algunos sectores productivos, sobre todo en servicios.

La economía de la zona norte del país presentó un ascenso anual de 3.3%, cuyos integrantes dibujaron la misma dinámica; las mayores tasas fueron en Baja California Sur (7.0% -segundo lugar nacional-), Sonora (5.9%), Coahuila (4.1%), Baja California (3.3%) y Durango (3.0 por ciento).

Tenorio Aguilar subrayó que la mayor parte de los estados en esta región son colindantes con el sur de Estados Unidos, lo que les ha beneficiado debido a que la actividad maquiladora sigue teniendo ventajas competitivas, además de reactivarse buena parte de las exportaciones favorecidas por la depreciación del pesos frente al dólar en el periodo de análisis.

Tendencia

Al comparar la tasa anual desestacionalizada del ITAEE del primer trimestre del 2017, frente a la de igual lapso del año pasado, resulta que 17 entidades dibujaron una tendencia de aceleración, donde el Estado de México consiguió el mayor dinamismo (de 0.8 a 5.6%); le siguieron Aguascalientes (de 4.4 a 8.8%), Morelos (de 0.4 a 4.7%) y Querétaro (de 2.3 a 6.0 por ciento).

Además, siete estados perdieron ritmo, cinco exhibieron caídas con previo crecimiento en el 2016, dos mostraron aumentos con una disminución el periodo previo y sólo Campeche trazó una fase recesiva (de -6.8 a -10.0 por ciento).

La desaceleración más pronunciada se exhibió en Chihuahua (de 4.4 a 1.3%), Jalisco (4.3 a 1.8%) y Sinaloa (de 3.0 a 1.1 por ciento).

Rezago

La mayoría de los estados con el peor desempeño en su ITAEE en los primeros tres meses del año fueron aquellos con actividad petrolera, como Campeche, para el cual representaba 64.7% de su economía; Tabasco, 41.1%; Tamaulipas, 5.9%; Veracruz, 3.7%, y Chiapas, 3.2 por ciento.

Lo que ha mantenido a la baja la actividad económica en estos estados es la extracción y refinación de petróleo, tres de las siete refinadoras del país están en esa región, y sólo 42% de la capacidad de refinación está siendo aprovechada, lo cual le ha pegado a la red de proveedoras de servicios a la industria , afirmó Raymundo Tenorio.

Con la caída en su actividad económica durante el lapso de referencia, Campeche no sólo sumó 14 trimestres consecutivos con variaciones anuales negativas, sino registró su peor descenso desde el último tramo del 2009; Veracruz y Tabasco (la más pronunciada desde que se tienen datos del ITAEE -2003-), un año al hilo con reducciones; Chiapas tuvo su primer desplome en los últimos cinco trimestres, y Tamaulipas presentó un crecimiento luego de tres disminuciones seguidas.

José Luis de la Cruz indicó que hay un problema de producción, y eso ha contagiado a otros sectores que estaban vinculados, y a pesar de que se ha estabilizado el nivel de precios de petróleo a nivel internacional, no se está reinvirtiendo o detonando nuevamente la inversión para reactivar la producción .

[email protected]