Puebla, Pue. Más de 150 comerciantes foráneos provenientes de Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Morelos han arribado al Centro Histórico de esta ciudad, de octubre pasado a enero del año en curso, no sólo porque huyen de la inseguridad sino por lo atractivo del mercado, debido a que personas de esas entidades han migrado por trabajo o estudios.

José Juan Ayala Vázquez, presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, mencionó que algunos de los empresarios han argumentado que huyen por cobros de derecho de piso o porque ellos o sus familiares han sido víctimas de secuestro.

Dijo que tras el sismo del 19 de septiembre, decenas de locales se desocuparon, los cuales son rentados por foráneos para retomar sus actividades, pero también han constatado que familias oriundas de esas entidades tienen como primera opción la Angelópolis y sus municipios conurbados para migrar.

Mencionó que es buscado por los comerciantes de esas entidades para que los oriente en cuanto a recomendaciones de las mejores zonas del centro para abrir un local.

Las inversiones oscilan entre los 2 y 3 millones de pesos; cafeterías y restaurantes son los que predominan en esa migración.

Algunos refieren que quieren locales con rentas mensuales de entre 10,000 y 15,000 pesos, de los cuales sí hay disponibles por estar en el primer cuadro de la ciudad y que se encuentra frente a mitad de calle o en esquinas, expuso.

Los empresarios, comentó, tomaron la decisión después de hacer dos o tres visitas a la ciudad a principios del 2017 y conocer el mercado con el fin de analizar sus posibilidades de funcionar.

Mercado estudiantil los atrae

Añadió que esas oportunidades se incrementan cuando en los campus de universidades privadas como el Tecnológico de Monterrey, Ibero, Anáhuac, Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Upaep), entre 40 y 50% de sus matrículas son estudiantes foráneos e, incluso provenientes de entidades debido a la cercanía.

Ayala Vázquez refirió que algunos de los comerciantes migrantes tenían más de 10 años con sus negocios y contaban con una o dos franquicias, mismas que optaron por cerrar para llegar a Puebla.

“Empezar de cero no es fácil, pero prefieren eso que correr riesgos de continuar siendo víctimas de las inseguridad que viven en algunos municipios invadidos por bandas delictivas”, apuntó.

Comentó que es un porcentaje mínimo respecto a los 4,000 negocios que hay en la ciudad, pero esos empresarios foráneos muestran que el “corazón de la ciudad” es muy atractivo para cualquier que desee emprender un negocio.

Reveló que hay otros 50 prospectos de Guerrero y Morelos para venir a la ciudad, aunque tienen como opción la zona comercial de San Andrés Cholula, donde se ha dado el crecimiento residencial y en consecuencia la plusvalía.

Mencionó que esos empresarios definirán en dos meses si se mudan a la entidad o buscan en la Ciudad de México, pero los problemas de movilidad y saturación del mercado, hace que no vean como opción viable.

estados@eleconomista.mx