Querétaro, Qro. El Centro Nacional de Tecnologías Aeronáuticas (Centa) está en una etapa de constantes adaptaciones, con la finalidad de incrementar sus capacidades para responder a los requerimientos de la industria.

Por tanto, avanza con el objetivo de lograr diversas certificaciones que avalen tanto al personal como a los laboratorios, expuso el director de Vinculación del Centa, Mario Alejandro Villalón Cornejo.

“La lógica de la vinculación del Centa con la industria depende de ofrecer una prueba pertinente para el desarrollo tecnológico, que ellos hagan su proceso de manufactura, una prueba que tiene un valor si está certificada bajo normas que ellos reconocen, por ejemplo, la AS9100 que de cierta forma es la ISO del sector aeronáutico ya la tenemos”, mencionó.

Explicó que también existen certificaciones por prueba, por laboratorio y por personal.

Las certificaciones que busca el Centa corresponden a los requerimientos de firmas aeronáuticas como Bombardier y Safran.

“En este caso, los primeros que estamos certificando son para Bombardier y para Safran, que son las dos empresas que en términos de contratación son las más importantes de Querétaro, pero que también son las empresas que más promovieron la formación del Centa porque consideran su uso como algo clave para su quehacer”, detalló.

Entre las que están en proceso de gestación, destaca la certificación NADCAP (National Aerospace and Defense Contractors Accreditation Program).

Mientras que para llevar a cabo ensayos no destructivos, se debe contar con personal certificado en los niveles uno, dos y tres. Este tipo de certificaciones tiene validez a nivel internacional.

“Ya tenemos personal en el nivel dos, incluso en el tres, en algunas técnicas, estamos obteniendo en este momento las primeras NADCAP, son como análogas a la ISO17025 que certifica la EMA (Entidad Mexicana de Acreditación) en los laboratorio aquí en México”, destacó el directivo del Centa.

La obtención de estas certificaciones permitirá atraer a nuevas compañías, que en ocasiones tienen que hacer pruebas en el extranjero en organismos que ya cuentan con estas certificaciones, ya sea en Estados Unidos, en Canadá e incluso en Francia.

Lograr estas certificaciones refuerza las capacidades del centro y se convierten en una ventaja para la vinculación.

“Una vez que nosotros estemos certificados, eso va a atraer muchas otras empresas que estas pruebas las tiene que hacer en Estados Unidos si bien les va, sino las mandarán a Montreal o a Francia, este paso que consiste en la certificación de laboratorios abre una ventaja a la hora de vincular”, indicó Villalón Cornejo.

Las certificaciones de los laboratorios se llevan a cabo acorde con las necesidades del centro, toda vez que hacer una certificación total implica altos costos.

Sin embargo, destacó que se debe trabajar en generar confianza ante el sector productivo, para que éste opte por desarrollar sus pruebas o procesos en el Centa en vez de seguir enviándolos al extranjero.

Proceso de capacitación

El centro, expuso el directivo, debe mantenerse en un constante proceso de capacitación, con la finalidad de forjar la experiencia de otros centros de investigación que suman décadas de funcionamiento.

Actualmente, el centro cuenta con 12 laboratorios, entre ellos uno de software en el que se desarrolla diseño asistido por computadora, simulación y análisis de estructura.

Además de los laboratorios del Centa, se añaden cerca de 70 que integran los ocho centros de investigación que conforman el consorcio, por lo que en total se estiman 82 laboratorios.

En el Centa se desarrollan principalmente pruebas destructivas, además de mecánicas, estructurales, de partículas penetrantes, partículas magnéticas, ultrasonido, rayos X en versión portátil.