Puebla, Pue. El Consejo Estatal Agropecuaria (Ceagro) realiza un mapeo de las siete regiones del estado con el propósito de identificar las mejores condiciones climatológicas y de tierras para sembrar frutas y hortalizas que generen mejores rendimientos a los productores.

El presidente de ese organismo Francisco Álvarez Lazo, comenta a El Economista, que desde marzo pasado cuando asumió el cargo, se planteó como uno de los proyectos urgentes ayudar a los campesinos en impulsar la transferencia de cultivos para generar productos más eficientes y con altos rendimientos.

Menciona que se lleva un avance del 50% en la integración del mapa y que se prevé tener listo en el primer trimestre de 2015, el cual será presentado a dirigentes de las diferentes organizaciones y que éstos a su vez exhorten a sus asociados a la reconversión productiva.

Refiere que uno de los problemas del estado y del país es que solo genera el 45% de sus alimentos, mientras que el resto se exporta, a pesar de que se tiene la capacidad y las tierras para obtener más cosechas.

Anticipó que en las regiones frías de Puebla, los frutales son ideales para producirse –manzana, pera, durazno, naranja, entre otros- mientras que en los valles bajos con poca cantidad de agua se puede apostar por sembrar hortalizas.

El tema principal es la transferencia de tecnología, a la cual se resisten la gran mayoría de productores porque creen que su producción no da para costearla, cuando en realidad es lo que necesitan para elevar sus ganancias , apunta.

Agrega que del total de superficie cosechada en la entidad, que son 994,398 hectáreas, sólo 17% son de frutas y hortalizas, 56% para cereales y forrajes, 18% para cultivos industriales, 7% para leguminosas y 2% de cultivos varios.

Álvarez Lazo comenta que hay productores en la entidad que continúan sembrando maíz y otros cultivos donde la tierra les genera poco rendimiento, cuando las vocaciones de cada zona región están determinadas para un mejor provecho.

Puebla, con tierras subutilizadas

Expone que otro de los problemas detectados, es que desde hace 30 años se tienen abandonadas alrededor de 7,000 hectáreas distribuidas en 50 municipios de las sierras Norte y Nororiental, a pesar de que en el 70% de esas tierras hay las condiciones para frutales con alto valor.

Reiteró que con el mapeo y actualización de las regiones productivas se ofrecerá al campesino un panorama mejor de las oportunidades de negocios que tienen y cómo pueden aprovecharlas a corto plazo.

erp