Guadalajara, Jal. Debido al aumento en su costo y el crecimiento de las exportaciones, el aguacate se está alejando de la mesa de los mexicanos, ya que en octubre de este año disminuyó 10% a tasa anual el consumo de este fruto.

De acuerdo con datos proporcionados por el Consejo Nacional Agropecuario (CNA), el consumo anual per cápita de aguacate en México pasó de ocho a 7.2 kilogramos.

Sólo en el último año, México exportó 800,000 toneladas del llamado oro verde hacia Estados Unidos, mientras que Canadá compró 70,000 toneladas de aguacate.

Según Benjamín Grayeb, presidente del CNA, actualmente el aguacate mexicano participa con 58% de la producción mundial del fruto con 177,000 hectáreas de cultivos de las cuales, 85% se encuentran en el estado de Michoacán.

Al referirse al retraso en la apertura de fronteras para que el aguacate producido en Jalisco pueda ingresar al mercado de Estados Unidos, Grayeb anticipó que en enero del 2017 podría quedar resuelto dicho tema, luego que se retire el protocolo sanitario por dos supuestas plagas que según el dirigente nacional del sector agropecuario, se están usando de pretexto para impedir la exportación.

El 27 de mayo de este año, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus sigla en inglés), publicó la aprobación para importar aguacate de los municipios mexicanos libres de plagas cuarentenarias, por lo que Jalisco se declaró listo para enviar sus primeros cargamentos a la Unión Americana.

Según la Asociación de Productores Exportadores de Aguacate de Jalisco (Apeajal), de las 20,000 hectáreas dedicadas al cultivo de aguacate en la entidad, 40% están certificadas en sus procesos por lo que una vez que se concrete la apertura del mercado estadounidense, el comercio exterior del fruto jalisciense aumentará entre 40 y 50 por ciento.

De concretarse dicha proyección, el aguacate disponible para el mercado doméstico será menor y su precio seguirá elevado, principalmente en los meses en que termina el ciclo productivo cuando hay muy poco fruto disponible, afirmó el director de Apeajal, Ignacio Gómez.

promo@eleconomista.com.mx