Puebla, Pue.- En el Centro Histórico, los dueños de 120 casonas, de un total de 250 que son susceptibles para ser habitables y están en desuso, se comprometieron con el ayuntamiento para remodelarlas en este año y el resto corre el riesgo de ser expropiadas sino son atendidas.

Sergio Vergara Berdejo, director de la Gerencia del Centro Histórico y Patrimonio Edificado municipal, comentó que ante el grado de deterioro de algunos inmuebles pueden representar un riesgo de desplomarse sus techos, por lo que dieron un plazo para ser intervenidas.

Mencionó que como parte del programa de redensificación se busca convencer a los propietarios para que las vendan con el fin de que también se instalen comercios, hoteles y restaurantes, para lo cual hay 60 empresas interesadas de esos sectores para invertir en activarlas.

Comentó que al centro de la ciudad hace falta tener espacios donde las familias puedan regresar a vivir, ya que de las 250,000 personas que había en esta zona hasta la década de los 80, solo quedan 25,000.

Insistió que por ello el interés del gobierno municipal para ser ocupadas esas casonas, las cuales no permitirán que sean adquiridas por almacenes grandes sino que estén destinadas a la vivienda con la construcción de edificios de departamentos y haya comercios pequeños.

Destacó que los inmuebles fueron identificados con el apoyo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para la realización de peritajes respecto a las condiciones estructurales de cada espacio, con el objetivo de tener un plan de trabajo.

Puntualizó que el ayuntamiento no tiene interés en expropiar sino en convencer a los propietarios para que se desprendan del inmueble en caso de carecer de inversión para utilizarlo.

Mencionó que las cartas compromisos de quienes aceptaron remodelarlas fueron firmadas ante notario público.

mfh