Más de 150 centro y sudamericanos de la Caravana del Migrante hicieron escala en esta frontera de Sonora, y después continuaron su viaje en autobús hacia Baja California.

El comandante de la delegación local de la Cruz Roja, Miguel Padilla Rochín, indicó que acudieron a prestarles servicios durante su estancia en la localidad, con el objetivo de garantizar sus condiciones.

Integrantes de los albergues para migrantes les donaron alimentos, agua embotellada y leche para los menores que viajan con sus padres en la caravana, que partió desde fines de marzo pasado del estado de Chiapas.

Los migrantes indicaron que buscan llegar a la ciudad de Tijuana, Baja California, donde acudirán ante las autoridades en la aduana internacional, para solicitar asilo en Estados Unidos.

Dijeron que la razón es que en sus lugares de origen hay mucha delincuencia, además de que carecen de fuentes de empleo, y en los que hay, pagan poco sueldo.