Puebla, Pue. Por la temporada de fin de año, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) prevé alcanzar 2,500 empleos directos e indirectos, mientras que en negocios se han reabierto 160 de 270 que cerraron por la pandemia de Covid-19.

Olga Méndez Juárez, presidenta local del organismo, comentó que 90% de los 14,000 empleos que se tenían antes de la pandemia se han recuperado, mientras que el resto determinaron buscar otras formas de ingresos porque se quedaron sin trabajo.

Los empleos que se generen serán para las áreas de cuidado de niños, música, seguridad, entre otras que estuvieron cerradas para evitar el contacto entre los clientes.

La expectativa de ventas es crecer 70%, pero la cámara difícil llegar a más, porque las familias siguen cuidando el gasto en la recta final del año.

La empresaria indicó que el sector restaurantero ve condiciones para alcanzar la meta de empleos, porque ahora sí hay condiciones para operar, a diferencia de cómo venían funcionando a 40 por ciento.

Méndez Juárez destacó que se prevé la apertura de seis a ocho restaurantes en la zona de los límites de Puebla con el municipio de San Andrés Cholula, donde se tenían programados desde hace tiempo, pero se fueron aplazando.

En el caso del resto de negocios sin abrir se encuentran en corredores universitarios y ya no podrán reanudar operaciones por la falta de ingresos y la situación complicada que tuvieron durante los 19 meses que van de la pandemia, por lo que incluso entregaron los locales.

“Las universidades van a regresar hasta el próximo año a clases presenciales, por lo que en esas fechas quienes tenían algún negocio deben valorar si vuelven a la actividad o se van a otras zonas de mayor movilidad”, ahondó.

Estimó que la actividad restaurantera se recuperará a partir de marzo, ya que se combina con las vacaciones de Semana Santa, porque antes no será posible por la cuesta de enero.

estados@eleconomista.mx