Puebla, Pue. La presencia de vendedores ambulantes con puestos de comida en los corredores gastronómicos como son Angelópolis, Centro Histórico y Huexotitla, ubicados en el área metropolitana, están afectando a los establecimientos sin que inspectores de normatividad hagan operativos para retirarlos o al menos revisar las condiciones en que funcionan, así lo dijo la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez.

Méndez Juárez aseguró que el sector logró recuperar 8% en ventas a mitad de año debido a la promoción que se hace de las temporadas gastronómicas, mientras que para este verano se espera elevar en 20% el número de comensales que se perdieron desde el 2017 tras los sismos de septiembre de ese año. 

Sin embargo, añadió, es necesario que las autoridades de los municipios de Puebla, San Andrés Cholula y San Pedro Cholula hagan caso a las exigencias de los restauranteros por impedir esa competencia desleal, ya que en los parques públicos dentro de los corredores gastronómicos se instalan toda la semana. 

En entrevista, indicó que más allá de las afectaciones en ventas, está la mala imagen que se genera con el turismo, el cual produce 50% de las ventas de su sector a lo largo del año, quienes son llevados por los turoperadores para probar los platillos típicos. 

“El propósito de crear los corredores era precisamente evitar que hubiera puestos de comida en la zona de restaurantes, por lo que tendríamos todo el apoyo de los ayuntamientos para retirar a los vendedores que estuvieran; sin embargo, no vemos que se cumpla”, apuntó. 

Regularización 

La presidenta de Canirac mencionó que son más de 9,000 negocios formales funcionando, a los cuales constantemente inspectores de protección civil revisa y si fallan en algo mínimo, aplican multas elevadas, lo cual no ocurre con los puestos que llegan a usar tanques de gas en la vía pública. 

Indicó que hay una petición generalizada, la cual no es atendida desde que reportaron el incremento de puestos ambulantes de comida, esto desde septiembre del año pasado, justo cuando estaba por darse el cambio de autoridades municipales.  

Olga Méndez detalló que no sirve de mucho tener promociones para los comensales si el comercio informal no se quita de las zonas, aunado a que las autoridades municipales no hacen su parte de aplicar la ley. 

Entre restauranteros y comerciantes han identificado alrededor de 500 puestos de todo tipo de antojitos, los cuales forman parte de las distintas agrupaciones de informales que han tenido más poder que la propia autoridad. 

La dirigente de la Canirac señaló que fijarán un plazo a los tres gobiernos municipales para que tomen cartas en el asunto después de que se reúnan en las próximas semanas, con el fin de presionar en que les hagan caso y se cuide al negocio que sí está generando empleos y realizando inversiones, así como cumpliendo con el pago de sus impuestos. 

[email protected]