El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) Estado de México, Mauricio Massud Martínez, aseguró que contrario a lo que vive el resto de las entidades, el gobierno mexiquense sí ha mostrado sensibilidad con el sector restaurantero, por lo que pidió a los empresarios de esta industria aprovechar este apoyo para generar nuevas estrategias de recuperación y enfrentar este año.

“En el caso del Estado de México, ha prevalecido la sensibilidad de las autoridades para la reapertura paulatina de los establecimientos, muestra de ello es que a partir de este lunes 15 de febrero se retomó la operación de los restaurantes de lunes a domingo y se amplió el horario de atención, con lo que se espera que la quiebra de establecimientos se detenga”, manifestó.

Tras tomar protesta como presidente de la Canirac Valle de Toluca, el líder empresarial reconoció las acciones del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, por acercarse con el sector productivo estatal, “en aras de salvaguardar no sólo la salud física de las familias, sino también su estabilidad económica y la paz social en la entidad”.

Por ejemplo, resaltó que para permitir la apertura escalonada del sector de alimentos y bebidas preparadas, se instalaron más de 20 mesas de trabajo.

Mauricio Massud refirió que con este apoyo estatal, los trabajos del sector deberán estar orientados a fortalecer a las unidades económicas que se conservan a través de una serie de capacitaciones que permitan atraer nuevos clientes, así como la renovación de la oferta gastronómica; además, se deberá promover el consumo responsable y seguro.

“Tenemos que establecer estrategias de comercialización, de consumo y de oferta gastronómica que permita atraer a nuevos mercados”, agregó.

El presidente de la Canirac Estado de México y del Valle Toluca manifestó que el 2020 fue el peor año para el sector estatal, debido a que ya se perdieron más de 12,000 unidades económicas, siendo que antes de la pandemia la entidad contaba con alrededor de 70,000 restaurantes.

“El 2020 trajo consigo la peor de las crisis que ha tenido el sector en décadas y este 2021 se vislumbra como de sobrevivencia para miles de unidades económicas que han conseguido mantenerse en el mercado”, subrayó.

estados@eleconomista.mx