Cancún, Qroo. Cancún se convirtió en la tercera ciudad del país en contar con un reglamento de turismo. El documento, aprobado por unanimidad en sesión de cabildo,establece derechos y obligaciones para el viajero, obliga a hoteles y demás inmuebles de uso turístico a acondicionar sus instalaciones para personas con discapacidad y crea el Consejo Consultivo Municipal que delineará las políticas municipales encaminadas a un desarrollo integral de ésta que es la principal actividad económica de la ciudad.

El regidor titular de la Comisión de Turismo explica que otros de los puntos novedosos en el documento es la regulación de lo módulos de información, que recoge las inquietudes del sector empresarial tras las denuncias de venta de droga y fraudes que pesan sobre estos establecimientos.

De ahora en adelante, sólo están autorizados 17 módulos para operar en la zona hotelera con la exclusiva función de promover, que no vender, tiempos compartidos. Habrá otros 13 en la ciudad y la zona de playas con la exclusiva función de proporcionar información turística al viajero y la expresa prohibición de vender o promover la venta de tours o viajes de cualquier empresa turística.

Se eliminan los llamados enganchadores que acosaban al turista tratando de venderle pases para discotecas, tiempos compartidos o cualquier otro servicio turístico, mientras que todos aquellos establecimientos que pretendan vender sus servicios al viajero, tendrán que contar con una autorización municipal, contar con un registro fiscal de personas moral o física, teléfonos a la vista a dónde dirigir reclamaciones y personal identificado con credenciales o un unifirme distintivo, explicó el concejal.

También se crea un marco normativo que garantiza los derechos de quienes visitan Cancún en caso de querer interponer una queja sobre algún servicio. Por últim dijo que el documento institucionaliza el código de conducta para el viajero, el cual ya existía como un Bando de Gobierno, pero ahora está incorporado en un reglamento de mayor estatus.

jvazquez@eleconomista.com.mx