Cancún, QRoo.- La Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) en Quintana Roo anticipa un 2020 complicado por la pérdida de los subsidios a vivienda.

Ari Adler Brotman, presidente del organismo en la entidad explicó que mientras en los últimos años el promedio de colocación de créditos rondó los 16,000 al año, para el cierre de 2019 apenas alcanzarán los 13,000.

El escenario de incertidumbre actual podría extenderse hasta después de la primera mitad de 2020, a partir de lo cual podría comenzar una paulatina recuperación tanto a nivel nacional como estatal, dijo el empresario constructor.

"En noviembre se deben dar a conocer la totalidad de directrices que conformarán el nuevo Plan Nacional de Vivienda. Lo poco que hasta ahora está confirmado es que están eliminados por completo los subsidios que en la administración federal anterior se otorgaron a este sector.

 

"Es evidente que se reorientará el gasto del gobierno federal y habrá nuevas políticas; hasta que no se den a conocer las reglas del juego no podemos adelantar nuestra planeación del siguiente año", dijo Ari Adler Brotman.

Es previsible que la reorientación del gasto favorezca la autoconstrucción, reconstrucción, remodelación e incluso la recuperación de viviendas, ya no tanto a la edificación de vivienda nueva, comentó el empresario.

Si bien el gobierno federal estima que en todo el país existe un aproximado de 650,000 viviendas en estado de abandono, la Canadevi considera que esa cifra es mucho menor y que éstas no rebasan las 300,000 unidades a nivel nacional, pues la federación considera vivienda abandonada a aquella que simplemente no está habitada, pero muchas de esas casas reciben mantenimiento frecuente por parte de sus propietarios e incluso no entran ni siquiera en la cartera vencida de Infonavit.

En Quintana Roo el número de viviendas que sí pueden considerarse en abandono total no rebasan las 5,000 unidades, hay otro gran número de casas no habitadas; pero la vocación turística del estado genera que mucha gente compre segundas viviendas para usarlas como descanso una o dos veces al año, sin que ello signifique que incumplan con sus pagos o sus obligaciones como el pago de predial, comentó.

Adler Brotman dijo que pese a la incertidumbre que se vivió durante todo el 2019, los 13,000 créditos que se estiman al cierre del año no pueden considerarse del todo negativos, pues si bien representa una caída de doble dígito respecto de 2018, se debe tomar en cuenta el escenario adverso al que se enfrentó la industria, sin reglas claras durante la mayor parte del año y la cancelación de los subsidios.

En otros estados la caída fue mucho mayor y la perspectiva de recuperación no la vislumbran sino hasta dentro de dos o tres años, aseguró.

kg