Puebla, Pue. Tras reactivarse el sector de la construcción, el 7 de agosto, la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) dijo que sólo alcanzarán a terminar 10,000 de las 13,000 casas consideradas en el presente año, pero costarán 10% más por el alza en materiales.

El presidente de ese organismo poblano con 59 socios, Alberto Moreno Gómez Monroy, explicó que la razón es la escasez de materiales que hay a raíz de la pandemia de Covid-19, ya que a excepción del cemento cuyas fábricas no dejaron de producir, las de cobre y acero sí pararon cuatro meses y medio.

En el caso del acero del cual se hacen las varillas y estructuras metálicas, se comercializan en dólares y si los fabricantes no tienen disponibilidad suficiente tendrán que surtirse del material rápido y, en consecuencia, el costo repercutirá con un efecto en cadena para el proveedor y el constructor, éste último quien deberá subir los costos de las casas terminadas, ahondó.

Las casas de interés social serán las más afectadas, y esto lo debe considerar el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) cuando autorice créditos para las viviendas que se vayan terminando de los proyectos en proceso, admitió.

Ahondó que las casas económicas oscilan entre 350,000 y 370,000 pesos, cuyo subsidio debe incrementar el instituto, porque los interesados sólo llegan a tener créditos hasta de 290,000 pesos.

Interés social 

La Canadevi informó que 40% de la meta de este año es de interés social, cifra que se recortó para apostar por las de más valor, media y residencial.

Moreno Gómez refirió que, hasta antes de la emergencia sanitaria, las casas de tipo media en el mercado poblano tenían un costo promedio de 700,000 pesos y las residencial oscilaban de 1 millón a 1 millón 500,000 pesos, lo cual también depende de la zona.

Puntualizó que sólo entregarán 10,000 casas porque el resto está frenado como consecuencia de la tramitología con los ayuntamientos de la zona metropolitana, donde se edificaron en este año 80% del total; además que, los proyectos comenzaron a liberar permisos de obras en forma tardía.

Trabajar al 30% de capacidad en personal, no ha sido benéfico para los desarrolladores que requieren de la mano de obra principalmente para laborar, indicó, por lo que han pedido al gobierno del estado aumentarla al 50%, dada las condiciones del semáforo epidemiológico, que en Puebla se pasó de color naranja a amarillo, desde hace tres semanas.

El presidente del organismo confía que el resto de las 3,000 casas se puedan entregar en el primer bimestre del 2021 y espera volver a proyectar una meta anual más alta, de 17,000, cifra que en este año se tenía prevista, pero la pandemia obligó a reducirla.

estados@eleconomista.mx

kg