Monterrey, NL. La Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra) rechazó las modificaciones de la metodología para Contratos Legados de Suministro Básico en el Acuerdo A/037/2020 por ser una medida ilegal que vulnera el marco jurídico vigente, deteriora las condiciones de competencia con un impacto directo a los consumidores, y se crean distorsiones del mercado de Certificados de Energías Limpias y su vulneración al derecho de un ambiente sano.

"Este acuerdo de la Comisión Reguladora de Energía, violenta leyes actuales y no les permite a las pequeñas y medianas empresas (pymes), tener acceso a tarifas eléctricas más económicas", comentó el presidente de Caintra Nuevo León, Adrián Sada Cueva.

Como antecedente hay que señalar los cambios que realiza este acuerdo. Por una parte, se establecen nuevos periodos de duración de los contratos legados de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) Suministro Básico con las Centrales Eléctricas Legadas que se contemplaron originalmente, explica en un comunicado, de Caintra.

En un principio existía un periodo limitado para favorecer la pronta sustitución de plantas ineficientes y contaminantes, disminuir el costo de suministro a consumidores y apoyar las metas de generación limpia. Ahora con los nuevos plazos esta situación ya no será posible.

En segunda instancia se modifica la forma para seleccionar las Centrales Eléctricas Legadas al terminar las subastas y otorgar a la Secretaría de Energía (Sener) la autoridad para decidir qué plantas entran y cuáles no.

En este proceso se incorporan plantas térmicas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que aún no inician construcción. Además se incrementan los cargos fijos por capacidad a los consumidores que CFE Suministro Básico otorga a cada central eléctrica legada.

Caintra destacó que con estas modificaciones implican varias afectaciones para la industria.

Se vulnera el marco jurídico vigente al no seguir los procesos de mejora regulatoria, omitiendo un costo-beneficio de la medida, así como contravenir la Ley de la Industria Eléctrica al permitir que la Secretaría de Energía modifique los criterios de selección de Centrales y permitir la contratación de energía para Suministro Básico sin subastas.

Se deterioran las condiciones de competencia con un impacto directo a los consumidores al obligarlos a asumir costos de ineficiencias por falta de sustitución tecnológica y se favorece la concentración de mercado de generación de la CFE.

Se vulnera el derecho al medio ambiente sano al imposibilitar el cumplimiento de metas de adopción de energía limpia previstas en la Ley de Transición Energética, y condena el mecanismo de Certificados de Energía Limpia a la inobservancia.

“Con ello hacemos un llamado a las autoridades energéticas a reconsiderar la implementación de este acuerdo, y abrir el diálogo para encontrar soluciones en el mercado eléctrico”, indicó el organismo.