Guadalajara, Jal. La delegación Jalisco de la Cámara de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) denunció que los negocios establecidos en la Ribera de Chapala registran una caída de 40% en sus ventas en las últimas semanas, lo cual es consecuencia del secuestro de civiles y el hallazgo de 18 cadáveres en la región.

Juan José Tamayo, vicepresidente de la Cámara, dijo que aun cuando no hay reportes de que los empresarios restauranteros afiliados a la Canirac han sido víctimas directas de la delincuencia organizada, los hechos ocurridos el pasado 18 de mayo desplomaron las ventas de sus establecimientos.

(La violencia) es un fenómeno que afecta no sólo a la industria restaurantera, sino a todo el comercio. Todos queremos cuidar nuestra integridad física y la gente está temerosa de salir a pasear y consumir en los restaurantes , comentó.

Según el Vicepresidente de la Canirac, la baja de comensales en el corredor gastronómico de la Ribera se percibe no sólo por las noches y los fines de semana, sino durante todo el día.

Frente a esos hechos, la delegación Jalisco de Canirac solicitó a las corporaciones policiacas municipales y estatales mayor presencia y patrullaje en la zona, con la finalidad de inhibir la presencia de delincuentes y garantizar la seguridad de los comensales.

MAYOR OCUPACIÓN

Pese a los problemas de violencia, la industria registró en el primer cuatrimestre del año un crecimiento de 5%, lo cual se logró por

el aumento del turismo de negocios tanto en la zona metropolitana de Guadalajara como en destinos turísticos de la entidad, principalmente en Puerto Vallarta.

El Vicepresidente de la Canirac aseguró que el aumento en los niveles de ocupación hotelera ha sido un factor positivo para el sector gastronómico.

promo@eleconomista.com.mx