Los trabajadores de Volkswagen (VW) de la nueva planta de motores en Silao, que estallaron en huelga el pasado 1 de abril, eligieron a la Confederación de Trabajadores de México (CTM) como representante sindical en una consulta con la autoridad federal.

Humberto Nevarez, asesor de la CTM en la huelga, comentó que la decisión es un primer paso en el proceso de diálogo con la empresa para levantar pronto el paro.

A petición de la compañía armadora, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje llevó a cabo la consulta con los técnicos contratados para saber a quién preferían como representante laboral, si a la CTM o al Sindicato Independiente de Trabajadores de VW de Puebla, eligiendo por 94 a 40 votos la primera opción.

LA HUELGA SE MANTIENE

La huelga se mantiene y este miércoles empezamos las reuniones con la empresa sobre los salarios y las prestaciones que están contenidas en un proyecto de contrato colectivo, que fue entregado a la firma y depositado ante la Junta Federal , explicó el cetemista.

El secretario de Educación, Prensa y Propaganda del Sindicato Independiente de Trabajadores de VW Puebla, Federico Ruiz, manifestó que respetan la decisión tomada.

El gobierno puso las reglas y no nos favoreció en nada convocar al recuento de un día para otro, cuando la CTM había trabajado durante 10 meses , lamentó.

La planta de motores de VW , ubicada en Guanajuato Puerto Interior, Silao, proyecta arrancar pruebas el segundo semestre del año y la producción formal en enero del 2013.

Los trabajadores reclaman un aumento sustancial al salario actual de 200 pesos diarios, una jornada de lunes a viernes de ocho horas al día, pago semanal, liquidación de horas extras y contrataciones de planta.

VW fabricará en Silao hasta 330,000 motores de última generación por año para las armadoras de Puebla y Chattanooga, Estados Unidos, con una inversión de 550 millones de dólares y la generación de 800 empleos directos.

estados@eleconomista.com.mx