La inseguridad que se ha registrado en algunos destinos turísticos de México ha ocasionado que este año, en más de una ocasión, el sector privado haya alzado la voz para pedir al secretario de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero, su colaboración y evitar que el daño sea mayor, sobre todo porque no se pueden implementar las mismas medidas en los diferentes casos, aseguró el presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), Pablo Azcárraga Andrade.

“En Los Cabos se controlaron adecuadamente los incidentes violentos porque hubo una participación de gobierno y sector privado. Sin embargo, se debe destacar que ahí operan dos cárteles, de acuerdo con la información pública, y en Quintana Roo son siete. El asunto es más complejo en nuestra joya turística y debemos actuar rápido. Hay que blindarnos”, comentó.

En entrevista, dijo que también es justo reconocer que en algunos estados se ha detenido el crecimiento de flujos turísticos internacionales por la competencia que se ha generado a nivel mundial, sobre todo el Caribe, y por la falta de infraestructura y conectividad.

En relación al impacto económico de la inseguridad en el sector, Azcárraga Andrade refirió que es muy difícil establecer un monto por los turistas que no están llegando, como ocurrió el año pasado en Cancún, pero la experiencia muestra que luego de incidentes violentos, los touroperadores y mayoristas internacionales se inquietan y sí se registran algunas cancelaciones.

“Lo vemos por segmento del mercado, en la industria hotelera, vemos afectaciones muy grandes en grupos y convenciones, donde Cancún, Puerto Vallarta o Los Cabos son relevantes. Esos grupos reservan con mucha anticipación, incluso un año, y cuando hay noticias negativas se genera preocupación y optan por no venir. Eso nos ha pasado y vemos que se está incrementando en algunos destinos. Tenemos que actuar con prontitud”, agregó.

El presidente del CNET afirmó que dicha situación les ha afectado a los hoteleros económicamente, porque a pesar de que los cuartos se han podido ocupar, ha ocurrido con turistas que generan una derrama económica menor y en algunos casos se debió acudir tarifas a la baja, lo cual habla de un “mal momento”.

Hace tres semanas, Pablo Azcárraga y representantes de aerolíneas se reunieron en la oficina del secretario de Turismo para exigir, una vez más, que se generen los mecanismos de reacción inmediata ante situaciones de crisis por inseguridad, toda vez que mientras más rápida sea la respuesta menor será el daño.

estados@eleconomista.mx