Cancún, QR. La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), delegación Quintana Roo, exigió que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), “actúe con respeto al marco del derecho, honradez, transparencia y rendición de cuentas que pregona nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador al momento de asignar el paquete de cinco obras para el municipio de Othón P. Blanco por 350 millones de pesos y evite desplazar, al igual que hizo en el ayuntamiento de Solidaridad, a empresas constructoras locales en beneficio de foráneas.”

Diego Cortés Arzola, presidente del organismo empresarial, recordó que en el 2019 la Sedatu aplicó en Solidaridad más de 169 millones de pesos en el Centro de Rehabilitación Integral Municipal (CRIM), el Mercado Mundo de las Piñatas, el Centro Comunitario Bellavista, el Parque y Unidad Deportiva, el Centro de Asistencia y Desarrollo Infantil (CADI), Ciudad Juventud, adjudicándolas de forma directa a empresas foráneas, en un marco de “múltiples irregularidades y actos ilegales”.

“Estas anomalías ya fueron expuestas por la CMIC Quintana Roo y por el Consejo Coordinador Empresarial de Chetumal al senador José Luis Pech Várguez y a la diputada federal Carmen Patricia Palma, a quienes se les solicitó su intervención; desafortunadamente, no se tuvo respuesta positiva del secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer Falcón”, expuso Cortés Arzola.

El empresario constructor asegura que en las ocho licitaciones no se subió al sistema de Compranet el catálogo de conceptos con las especificaciones que las obras requerían, incurriendo en actos poco transparentes y de omisión de datos para favorecer a empresas en particular. Además de que dichos catálogos se fueron entregando por partes y a medias, obligando a las empresas a pasar a recogerlos de forma presencial a la Ciudad de México. Cuando los trabajos a licitar fueron para el estado de Quintana Roo, con lo cual se encareció y entorpeció la participación de empresas locales, “contraviniendo el discurso presidencial de apoyo a las economías locales, así como de austeridad en los procesos administrativos y de licitaciones”, afirmó.

“Es evidente que si contratan empresas del norte del país para ejecutar trabajos en el sur sus costos indirectos se encarecen y eso recae en los recursos públicos. Además, cuando la Sedatu publicó las licitaciones de las obras para Solidaridad, no se filtraban para el estado de Quintana Roo, como si la convocante ─Sedatu─ no quisiera que las empresas locales de Quintana Roo se enteraran de dicho concurso”, agregó Cortés Arzola.

Recordó que ya están anunciados 350 millones de pesos que a partir del 25 de marzo aplicará la Sedatu en el municipio de Othón P. Blanco, en la comunidad de Calderitas, en donde se construirá una plaza cívica, un mirador de 12 metros de altura y un andador en la zona de playa artificial, en tanto que se ha anunciado un teatro al aire libre en el zoológico de Payo Obispo, la remodelación del mercado Lázaro Cárdenas y de la biblioteca Rufo Figueroa, así como la construcción de un centro de atención comunitaria en el campo de softbol de la colonia Proterritorio.

“Exhortamos al secretario Román Meyer Falcón a que el proceso de asignación de las obras que aplicarán en el Othón P. Blanco se realice de manera transparente y equitativa”, insistió el empresario.

estados@eleconomista.mx

rrg