Guadalajara, Jal. Para la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) Jalisco, la figura del coordinador estatal que proyecta el próximo gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador, y que en el caso de la entidad coordinaría el recurso y las acciones de 83 delegaciones, podría generar ingobernabilidad en la entidad.

El presidente de la cúpula constructora del estado, Luis Méndez Jaled, manifestó que hay preocupación en el sector en torno a que pudiera generarse un enfrentamiento político entre el gobernador electo, Enrique Alfaro Ramírez, y el coordinador estatal que en Jalisco será Carlos Lomelí Bolaños, excandidato de Movimiento Regeneración Nacional a la gubernatura.

“A mí y a la industria de la construcción sí nos preocupa una ingobernabilidad, nos preocupa que no se pongan de acuerdo los políticos”, expresó el presidente de CMIC.

“Creemos que debe prevalecer el Estado de Derecho, la ciudadanía debe estar muy atenta a que se respete el federalismo y la autonomía de los estados”, añadió.

Méndez Jaled anticipó que el sector constructor será vigilante para que la infraestructura y obra pública “sigan caminando”.

Destacó que el gobernador electo, Enrique Alfaro, tiene un proyecto para invertir 157,000 millones de pesos en obras de infraestructura durante los seis años de su administración, por lo que, dijo, aunque los industriales del ramo respetarán las decisiones del presidente de México, “siempre seremos un contrapeso muy maduro y objetivo”.

Descenso

En otro tema, el presidente de CMIC señaló que aun cuando la industria sí tendrá crecimiento este año, éste será menor al registrado en el 2017.

“En el 2017 el crecimiento fue de 5% y este año se espera un crecimiento de 2 o 3%, ese es el pronóstico”, detalló el dirigente del sector, tras afirmar que el año anterior el valor de la producción ascendió a 30,000 millones de pesos, de los cuales 73% correspondió a obra privada y 27% a obra pública.

[email protected]