El sector empresarial del país demandó a las autoridades federales y locales revisar cuidadosamente los preceptos que marca en su estrategia el proyecto Dragon Mart que se pretende instalar en Cancún, ya que China registró el mayor número de demandas por dumping en sus productos -entre 643 equivalentes a 24% del total- ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), a junio del 2012.

Se requiere una investigación seria y urgente por parte de las autoridades federales antes de autorizar cualquier forma Inversión Extranjera Directa (IED) para tener la certeza de que un centro de acopio, exhibición y distribución (y, en su momento, de ensamblaje), como el propuesto, no representa una forma de cubrir y triangular prácticas desleales durante la fase de importación. Más aún, conviene evaluar si una propuesta de este tipo no implica un desplazamiento real del comercio en México , consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

COMPETENCIA DESLEAL

En su análisis semanal refiere que es un hecho que el gobierno chino ha apoyado y usado sus empresas estatales como palanca de desarrollo, lo que puede considerarse como una subvención gubernamental para competir en los mercados globales. Esta lógica es totalmente ajena al espíritu de competencia, comercio justo y meritocracia propio de las economías de mercado, lo que implica una competencia desleal para México.

Si el proyecto Dragon Mart representa un antecedente para triangular el comercio internacional y crear un acceso preferencial al mercado de Estados Unidos, entonces estamos en la antesala de una pérdida de capacidades productivas y creación de comercio, alertan los analistas de la Iniciativa Privada (IP).

Las oportunidades de hacer negocios, así como la llegada de IED, son fundamentales para México, pero hay que revisar cuidadosamente qué tipo de proyectos se proponen, insistió el CEESP.

Cancún fue elegido entre 12 ciudades latinoamericanas para instalar el Dragon Mart.

lgonzalez@eleconomista.com.mx