Puebla, Pue. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) no ve condiciones para que 500 empresas puedan reabrir en lo que resta del primer trimestre de 2021 y, con ello, recuperar 7,000 empleos perdidos entre agosto y diciembre del 2020, mientras esté vigente el decreto estatal que limita las operaciones para actividades no esenciales por el alza de contagios de Covid-19.

Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, dirigente del organismo en Puebla que aglutina a 27 asociaciones, expuso que los dueños de negocios de servicios, restaurantes, hoteles y gimnasios que no pueden abrir por los bajos ingresos desde que inició la pandemia, tenían previsto arrancar en este mes de febrero, pero el escenario se ha complicado.

A esto, dijo, debe agregarse que el gobierno estatal amplió el decreto de nueva cuenta hasta el 8 de marzo, lo que es un indicativo de que la contingencia sanitaria no baja y los empresarios no pueden correr riesgo en el tema de inversiones.

Lamentó que, de la meta de 10,000 empleos para recuperar, establecida por el CCE a finales del año pasado, sólo logró rescatar 70% por necesidad de personal para la temporada navideña, el cual aún se conserva con esfuerzos de algunos negocios.

Sin embargo, comentó que los 500 negocios con planes de reabrir tomaron la decisión de esperar a marzo para ver cómo sigue el tema de contagios; aunado a que piden que también las medidas restrictivas se flexibilicen por parte de las autoridades estatales.

“No es lo que hubieran querido los empresarios, pero va de por medio su patrimonio, el cual no podrían recuperar si abren en este momento que, para todos, es de pérdidas económicas”, ahondó.

Indicó que los empresarios habían considerado gastar en productos de limpieza para proteger al personal, así como a los clientes, ya que es una de las condiciones de las autoridades para reabrir; pero ni haciendo eso se les permitiría funcionar más allá de 20% en aforo, lo cual para un hotel, por ejemplo, es poco, ya que como mínimo deben tener una ocupación de 30% y restaurantes de 40 por ciento.

Además, Alarcón Rodríguez afirmó que los empresarios habían empezado con el reclutamiento de personal para la capacitación en atención al cliente bajo la nueva normalidad, pero también se frenó hasta mediados de marzo.

Otros 300 a la espera 

Refirió que hay otros 300 negocios de diversos sectores esperando regresar, pero el factor económico los tiene frenados, por lo que sus dueños aún analizan el escenario por la pandemia, sin prever tomar una decisión en el corto plazo.

Mencionó que la crisis económica ha alcanzado niveles nunca imaginados, lo que tiene a todos los sectores preocupados de que haya más quiebras y desempleo en el estado pese a que inició la vacunación contra el virus.

estados@eleconomista.mx

kg