Puebla, Pue. Los 25 organismos afiliados al Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Puebla desaprobaron que se baje de 3 a 2.5% el cobro del Impuesto Sobre Nómina sin una garantía de devolver 1% a los patrones cumplidos, con lo que se ponen en riesgo las inversiones para el 2019 en el estado.

José Carlos Montiel Solana, presidente local del CCE, señaló que con ello no se apoya a los negocios que están al corriente de sus obligaciones fiscales y que esperaban al menos el mismo beneficio de reintegro que dio el gobierno de Antonio Gali Fayad.

El Congreso de la entidad aprobó de forma unánime la Ley de Ingresos 2019, en la que contempla la reducción generalizada del gravamen a 2.5%, cancelando el esquema de devolución de 1 por ciento.

Montiel Solana dijo que con esta medida no se apoya a los negocios cumplidos ni a las pequeñas y medianas empresas, como señalaron los legisladores.

“En la administración pasada se alcanzó un diálogo importante, a través de una agenda de trabajo que dio como resultado la devolución de 1 de 3% de dicho impuesto a empresas poblanas que responsablemente se encontraban con sus atribuciones tributarias al corriente”, recordó.

Puntualizó que por el momento no tienen intención de negociar con los diputados para que reconsideren la medida, pero no descarta que en el futuro puedan buscar que se realice una mesa de trabajo con el Ejecutivo estatal, ya que están a la espera de que se nombre a un gobernador interino, tras la muerte de la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo.

Sólo 2,206 empresarios, de poco más de 26,600, hicieron la solicitud del reintegro de ese gravamen en el 2018, lo que representó un monto de 220 millones de pesos, a pesar de que la Secretaría de Finanzas tenía considerado reembolsar 500 millones de pesos.

El líder del CCE descartó que esta situación vaya a afectar en la generación de empleos para el próximo año, puesto que las empresas deben estar preparadas para sus planes de desarrollo, aunque insistió en que repercutirá en sus ingresos

Polarización

Sobre la designación de un gobernador interino, el dirigente del empresariado poblano indicó que debe ser una persona que “evite la polarización del estado y abone en la estabilidad social y económica del mismo”.

Expuso que la persona que asuma la gubernatura en interinato deberá facilitar la armonía con miras a los comicios extraordinarios a realizarse en los primeros cinco meses del 2019, así como frenar la polarización social y garantizar gobernabilidad.