Puebla, Pue. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) avaló el plan de apoyo fiscal que anunció el gobierno estatal, con el cual se beneficiarán 26,000 firmas socias, pero prevé que la contingencia por el Covid-19 se ampliará, por lo menos, a mayo, situación que comprometería el futuro de algunas.

José Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, presidente del organismo, dijo que hubo respuesta oportuna del mandatario Miguel Barbosa a la petición de la Iniciativa Privada, que observó cómo en otros estados daban incentivos mientras que en Puebla no veían para cuándo se repetirían o prolongarían en el presente año.

Comentó que el plan de condonar 100% el cobro del ISN para las pequeñas empresas (70% de sus socios) y descuentos para otras medianas y grandes, manda una señal positiva ante una crisis de gran dimensión que no preveían que ocurriera con el cierre de negocios o industrias.

Indicó que pequeños negocios que viven de la venta del día pueden aguantar un mes sin ganancias, pero más de ese tiempo implica que busquen financiamientos que también ofrece el gobierno estatal en su plan de reactivación económica.

Las propuestas del CCE, consideró, se tomaron en cuenta como esperaban por las autoridades locales, quienes entendieron la necesidad urgente de continuar dando incentivos fiscales.

Alarcón Rodríguez comentó que el panorama es difícil para cualquier empresa, pero confía que este plan ayude a mitigar los efectos.

Descartó que la alerta sanitaria se levante después del primer trimestre, mientras los casos de contagios sigan, a lo cual comercios y restaurantes están ayudando con las medidas sanitarias y en algunos casos no abren para evitar aglomeraciones. “Los empresarios están conscientes de que la contingencia por el coronavirus será prologando y no se podrá regresar a la normalidad como se esperaba”.

Desconoció qué medida tomarán los empresarios para mantener los empleos, ya que los apoyos de los programas de financiamiento tardan.

estados@eleconomista.mx