Puebla, Pue. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) urgió al nuevo Congreso de Puebla, que entrará en funciones el 1 de septiembre, reformar la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público Estatal y Municipal, con el fin de aumentar el consumo interno en favor de las empresas locales.

Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, presidente del organismo, consideró que la única forma de impulsar una recuperación económica más rápida es que las autoridades contribuyan con sus compras, tras las afectaciones que ha traído la pandemia de Covid-19.

Puntualizó que también hacen falta candados para garantizar que los ganadores de licitaciones o asignaciones correspondan al giro de actividad real que se contrata por el gobierno.

Además, consideró, falta mayor transparencia en el proceso de licitación para que se genere un “piso parejo a los competidores, ya que quienes están como proveedores en muchos casos ni siquiera venden lo que ofrecen y fungen como intermediarios”.

En este tenor, indicó que “dependerá de la voluntad política del próximo Poder Legislativo porque a los diputados locales actuales no dio tiempo y tampoco interesó hacer o al menos acercarse con los representantes de la cúpula empresarial para conocer los beneficios de una reforma”

Mientras eso ocurre, dijo, lograron con el ayuntamiento de Puebla que 10% de las compras sean para empresas locales con propietarios menores a los 30 años, situación que ayuda al emprendedurismo y que en otros municipios de la zona metropolitana deben replicar.

Candados, necesarios

Rodríguez Pacheco explicó que cuando las firmas del estado compiten con una foránea para lograr un contrato tienen la posibilidad de presentar un precio superior a 2 o 3%, lo cual no conviene en términos de ganancia.

Bajo este contexto, pidió a la nueva legislatura que esa diferenciación sea de 15%, lo cual ayudaría a que las proveedoras poblanas de papelería, materiales para obras públicas o de electrónicos no castiguen sus costos en una licitación.

“La ley del estado estaría a la par de otros con el mismo porcentaje, pues en el 2005 se tenía esa cifra de 15%, pero se bajó en el sexenio de Mario Marín Torres, lo cual resultó perjudicial y que foráneos sean los que abastecieran al gobierno estatal principalmente, al ayuntamiento de Puebla, así como de otros municipios conurbados”, ahondó.

Alarcón Rodríguez agregó que entre los candados es importante fijar que las empresas tengan un mínimo de tres años instaladas en territorio poblano.

estados@eleconomista.mx