La empresa canadiense CAE inauguró ayer su primer centro de capacitación y adiestramiento con simulación avanzada en México, el cual requirió de una inversión de 50 millones de dólares y tendrá a Volaris como su principal cliente.

El potencial de la aviación en este país es importante porque tenemos la segunda potencia aeronáutica, después de Brasil, del segmento privado. Estamos llegando en un momento adecuado. Las perspectivas para el mercado latinoamericano son atractivas , comentó el gerente general de la firma, Guillermo Palaciá.

La empresa ya cuenta con centros similares en Estados Unidos, Brasil y Chile. Próximamente llegarán a Perú.

En las instalaciones del Estado de México existen tres simuladores de vuelos (uno para Airbus, uno para Learjet, de Bombardier, y otro para helicópteros Bell). Antes de que finalice el año esperan instalar uno más que podría ser utilizado por Vivaaerobus, Magnicharter y Estafeta, para lo cual destinarán 13 millones de dólares más.

CAE fabrica totalmente sus equipos, que cuentan con las certificaciones internacionales.

En una segunda etapa se planea que pilotos extranjeros lleguen a sus instalaciones a prepararse.

TERCIARIZACIÓN Y BAJO COSTO

El director de Volaris, Enrique Beltranena, consideró que su alianza con CAE les permitirá ahorrar casi 200,000 dólares por año en boletos de avión de los pilotos que deben capacitarse de forma anual, lo cual se hace en Miami, Dallas y Holanda.

Somos una empresa de aviación y delegamos las funciones más importantes en socios que cuentan con la estructura correcta para desarrollar estas actividades de preparación y que cumplen con los estándares internacionales , agregó.

El delegar la preparación de sus trabajadores permitirá a la línea aérea enfocarse en sus planes de expansión, que incluyen terminar el año con 42 aviones, siete más de los actuales, y llegar a 50 en el 2013.

Ahora tenemos acceso directo a tecnología de punta sin pagar de más , apuntó Beltranena.

En el primer año de operaciones estiman invertir poco más de 1 millón de dólares para el adiestramiento de sus pilotos en 17 cursos que equivaldrán a más de 2,500 horas, además destinarán 6 millones de pesos para dar preparación a sus sobrecargos.

alejandro.delarosa@eleconomista.com