Puebla, Pue.- El Consejo Estatal Agropecuario (Ceagro) buscará recuperar en el 2016, 50% de las 7,000 hectáreas para cultivos que están abandonadas a pesar de su potencia, esto luego de identificar mediante un mapeo las cosechas que se puedan adaptar al tipo de clima y tierra en algunas regiones.

De las 994,000 hectáreas de superficie cosechada en el estado, sólo el 17% están destinadas a las frutas y hortalizas, de acuerdo a la Secretaría de Agricultura federal.

El presidente del Ceagro, Francisco Álvarez Lazo, comentó que tras nueve meses de investigación con el apoyo de agrónomos se pudo encontrar zonas en algunas de las siete regiones del estado con buenas condiciones climatológicas para ciertos cultivos, los cuales logren madurar y no se echen a perder en su desarrollo.

Mencionó que son 30 municipios de las sierras Norte y Nororiental, donde están las tierras con una mayor vocación y que se dejaron de aprovechar por la falta de apoyo gubernamental, asesoría técnica o porque los ejidatarios las abandonaron para migrar a Estados Unidos u otra ciudad.

Refirió que entre los cultivos identificados para esas zonas están la guayaba, manzana, tejocote, duraznos, bambú, plátano, naranja, mandarina, pera, entre otros cinco.

Buscan impulsar huertos

Explicó que con el mapeo buscarán el apoyo de la Secretaría de Agricultura federal y a las organizaciones campesinas para que en 2016 se pueda impulsar la construcción de huertos, con el propósito de generar cosechas de calidad para venderlas en tiendas de autoservicio.

Tenemos que convencer a los campesinos para que apuesten por cultivos más rentables y aprovechen sus tierras, esto como parte de la reconversión productiva que necesita el estado , apuntó.

Álvarez Laso puntualizó aún no tienen determinada la inversión, ya que ese tema tiene que ser tratado con las autoridades del agro.

Por su parte, el delegado de la Sagarpa, Alberto Jiménez Merino, comentó que la reconversión es una de las apuestas del gobierno, con el propósito de que los productores puedan acceder a un mejor ingreso.

Anticipó que en las regiones frías de Puebla, los frutales son ideales para producirse –manzana, pera, durazno, naranja, entre otros- mientras que en los valles bajos con poca cantidad de agua se puede apostar por sembrar hortalizas.

Mencionó que hay productores en la entidad que continúan sembrando maíz y otros cultivos donde la tierra les genera poco rendimiento, cuando las vocaciones de cada zona región están determinadas para un mejor provecho.

mfh