El PRI presentó ayer en la Comisión Permanente del Congreso una propuesta para que la Procuraduría General de la República, la Secretaría de la Función Pública y el Instituto Nacional de Migración (INM) agilicen las investigaciones sobre la probable participación de agentes del INM en el secuestro de migrantes mexicanos y extranjeros en el estado de Tamaulipas y, en su caso, consignar los hechos ante las instancias jurisdiccionales correspondientes y al Órgano Interno de Control del INM.

Los senadores priístas Carlos Jiménez Macías, Adolfo Toledo Infanzón y Francisco Herrera León consideraron como grave la acusación de los migrantes centroamericanos y chinos en contra del personal que labora en el INM de haberlos secuestrado de un camión de pasajeros en la frontera México-EU y posteriormente haberlos entregado a hombres armados de una organización criminal.

Esta situación deja en evidencia, una vez más, la urgente necesidad de depurar la plantilla de personal en el INM, con mayor razón ante el incremento de la violencia en contra de los migrantes y de su innegable complicidad con las bandas del crimen organizado tanto de agentes como de delegados, ya que no se entiende la actuación ilícita de los primeros sin la protección de los segundos , argumentaron.

La propuesta del punto de acuerdo, turnada a comisiones para su análisis, propone que el titular del INM, Salvador Beltrán, rinda un informe sobre los resultados o, en su caso, del avance que se tenga, de la aplicación de los exámenes de control de confianza al personal de migración a nivel nacional y, particularmente, al personal migratorio adscrito al estado de Tamaulipas.

[email protected]