Cancún, Qroo. El Home Port que la naviera Carnival pretende construir en Calica (municipio de Cozumel en su parte continental) no se construirá si se documenta que puede lesionar los intereses de la hotelería establecida en la Riviera Maya, aseguró el secretario estatal de Turismo, Juan Carlos González Hernández.

El que el presidente haya dado instrucciones para iniciar cuanto antes dicho proyecto no quiere decir que a nivel estatal estén asegurados los permisos, pues resta estudiar a fondo el impacto de este proyecto en la dinámica económica y turística de la Riviera y estar seguros que implicará una competencia desleal al turismo de pernocta ya establecido en la Riviera Maya, aseguró el funcionario.

Apenas el pasado miércoles 14 de marzo, el presidente Felipe Calderón dio instrucciones a la secretaria de Turismo, Gloria Guevara Manzo para hacer las gestiones necesarias a fin de concretar la inversión anunciada ese mismo día por la naviera Carnival del orden de 150 millones de dólares para la construcción de dos puertos para cruceros, uno en el Mar de Cortés y el otro en Calica, municipio de Cozumel en su parte continental.

El anuncio generó de inmediato reacciones entre los empresarios turísticos de Cancún y la Riviera. El titular del Consejo Coordinador Empresarial, Francisco Córdova Lira, recordó que el proyecto de Home Port no es nuevo, ya que Grupo Xcaret lo impulsó a finales de la década de los años 90 y encontró una férrea oposición tanto de la hotelería establecida como de grupos ambientalistas que veían en el proyecto una seria amenaza para la barrera arrecifal que corre paralela a la costa quintanarroense.

Córdova Lira consideró que es prematuro pronunciarse a favor o en contra del proyecto pues aún no se sabe nada en concreto de la forma en que se llevará a cabo y cómo operará.

Rodrigo de la Peña, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, recordó que la postura de la industria hotelera fue muy clara en el pasado respecto de un muelle de cruceros en la Riviera Maya, pues un proyecto de esa magnitud trastocaría la vocación turística de pernocta del destino y afectaría directamente el flujo turístico, por lo que aunque se reservó de pronunciarse en contra, dijo que habrá pronto una postura muy puntual al respecto de los empresarios de Cancún y la Riviera Maya.

El titular estatal de Turismo dijo que la instrucción del gobernador es consensuar una postura sobre este tema y en base a ello tomar una decisión sobre si se apoyará o no el proyecto, es decir, anteponiendo ante todo la salvaguarda de los intereses de la hotelería establecida por sobre cualquier nuevo proyecto sin importar que cuente con el respaldo del gobierno federal.

jvazquez@eleconomista.com.mx