Cancún, QR. El delegado del gobierno federal en Quintana Roo, Arturo Abreu Marín, aseguró que se pagó muy caro por la instalación de barreras antisargazo, aun cuando existían en el mercado opciones con precios hasta tres veces más económicos.  

El funcionario dijo que no busca hacer señalamientos de corrupción, sino simplemente destacar que hay otras opciones para combatir el sargazo a precios más accesibles.  

“Nosotros, sin investigar, descubrimos que había empresas que lo hacían y cobraban una tercera parte de lo que esa empresa cobró”, dijo. 

Abreu Marín comentó que había opciones de mercado que tenían equipo para levantar el sargazo, libre de arena, y transportarlo a los sitios de disposición final con un costo de hasta 500 pesos por metro lineal.  

Al cuestionarle si esto pudiera representar un hecho de corrupción, el funcionario dijo: “No estoy diciendo eso; las empresas gastan en equipo y personal, además tienen que ganar; no estoy catalogando de corruptos a los que hicieron el trabajo hace un año, sino sencillamente decir que se les pasó la mano”. 

El delegado del gobierno federal reveló también que en el Comité Estatal Científico Técnico para atender el Arribo del Sargazo se propuso establecer un cobro permanente de 1.5 dólares a los turistas extranjeros que visiten Quintana Roo, con el objetivo de financiar una concesión de por vida a una empresa europea que se encargue de solucionar esta crisis, a lo cual dijo que se opuso de manera determinante ya que significaba hipotecar indefinidamente una parte importante de los ingresos por turismo que tiene la entidad anualmente.  

 

Abreu Marín añadió que hay más opciones en el mercado, como la presentada la semana pasada denominada Playa Xhero, la cual ha sido probada en al menos 47 puntos a lo largo del litoral quintanarroense, con resultados tanto en la recuperación de la arena de la playa como en la eliminación de hasta 95% del sargazo acumulado. 

El método consiste en la captura microorganismos del mar, los cuales son sometidos a un proceso de sinergización para fortalecerlos y devolverlos al océano; teóricamente esto los hace capaces de degradar el sargazo y generar fauna y flora marina de manera natural.  

Durante la conferencia de la semana pasada en la que se presentó este proyecto, Abreu Marín se autonombró “padrino” de la presentación, aunque añadió que no tiene ningún beneficio económico por parte de la empresa. 

El funcionario expuso que aunque conocía este método desde mucho antes, no lo había respaldado públicamente para no enrarecer el clima de críticas que se suscitaron semanas atrás, cuando el propio presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que el problema del sargazo pretendió ser utilizado para hacer negocio con recursos públicos. 

Concluyó que su labor es sólo como vínculo entre la empresa Xhero y cadenas hoteleras para “mostrar que no todo es limpieza en las playas y contención en altamar”, sino que existen otros métodos que pueden utilizarse para atender la emergencia por la que está atravesando el estado.

[email protected] 

¿Qué es el sargazo?