El buen comportamiento observado en el balance primario del estado de Chihuahua provocó que HR Ratings ratificara su calificación de “HR A-”, con perspectiva Estable.

La agencia espera que esta dinámica continúe en los próximos años, la cual se vería reflejada en la disminución del nivel de endeudamiento de la entidad.

“Al cierre del 2017 se observó un superávit en el balance primario equivalente a 3.6% de los ingresos totales del estado, lo cual fue superior al superávit observado en el 2016 por 1.7 por ciento. El incremento anterior se observó a pesar de la caída en los Ingresos de Libre Disposición (ILD) del estado en 6.7%, lo cual se originó principalmente por el ajuste en los ingresos por aprovechamientos, los cuales reportaron un nivel extraordinario en el 2015 y el 2016”, señala la agencia en un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

A pesar de los anterior, se registró una reducción en el gasto en obra pública (35.5%), así como en el gasto corriente (0.2%); sobre las estimaciones, la calificadora esperaba en el 2017 un superávit por 1.2% de los ingresos totales, aunque el mayor superávit observado se debió a que no se consideraba en las proyecciones las caídas presentadas en gastos no operativos y en corrientes.

“A junio del 2018 se observa una recaudación de ingresos propios 26.0% mayor a la observada a junio del 2017, lo cual se debe principalmente al registro de los derechos por uso de carreteras de cuota, lo cual no se reportaba en el 2017, y con lo cual se espera que continúe en los próximos años”, explica la agencia.

En este sentido, la recaudación de impuestos muestra un crecimiento de 13.5%, tasa que se encuentra en línea con las acciones implementadas por Chihuahua para impulsar su recaudación local.

Por lo anterior, sumado al comportamiento del gasto en la entidad en los últimos ejercicios, HR Ratings espera que continúe el comportamiento superavitario en el 2018, con un superávit a ingresos totales estimado de 3.8%; se mantendría en un promedio de 3.1% para el periodo 2019-2021, lo cual permitiría que en dicho lapso la deuda neta ajustada (excluye la deuda respaldada bajo el esquema de bono cupón cero) a ILD disminuya a un promedio de 88.6 por ciento.

Mejores condiciones

Por otra parte, durante el primer semestre del 2018, el estado refinanció su deuda a largo plazo por 20,133.7 millones de pesos, mediante el esquema de crédito sindicado, el cual se caracteriza por tener un agente administrativo y/o banco estructurador, que es el que lleva a cabo la gestión operativa del financiamiento.

“Sin embargo, existe más de un acreedor, quienes se reparten el total del financiamiento con base en los intereses y capacidades que tenga cada uno en ellos para participar en la deuda. Para este caso, el agente administrativo es BBVA Bancomer”, detalla la calificadora.

Los principales beneficios de este proceso fueron la ampliación del plazo promedio de 196 meses a 228, así como la reducción de la sobretasa promedio ponderada en 97 puntos base; en este contexto, a junio de este año la deuda directa ajustada fue por 29,187.7 millones de pesos (26,104.6 millones a largo plazo, 860.7 millones a corto plazo y 2,222.4 millones de certificados bursátiles).

El refinanciamiento impactó principalmente al perfil de amortizaciones con el que contaba, así como una disminución en la sobretasa promedio ponderada de su deuda, pero se proyecta que el beneficio de lo anterior sobre el servicio de la deuda de la entidad se vea reflejado en su totalidad conforme disminuya el uso de financiamiento a corto plazo, el cual al cierre del 2017 representó 7.4% de la deuda total.

El servicio de deuda en el 2017 representó 15.8% de los ILD, mayor al nivel de 13.3% observado en el 2016, debido al incremento en la tasa de interés de referencia; para el 2018 se prevé que el servicio de la deuda a ILD llegue a 17.6%, por el aumento en el uso de financiamiento a corto plazo al cierre del año pasado.

La calificación “HR A-” significa que el emisor ofrece seguridad aceptable para el pago oportuno de obligaciones de deuda y mantiene un bajo riesgo crediticio, mientras el signo negativo señala debilidad.

Administración de Chihuahua destaca buen manejo de deuda

El gobierno que encabeza Javier Corral Jurado no ha contratado deuda de largo plazo, únicamente se han refinanciado créditos que se adquirieron en la administración pasada, con lo cual se obtuvieron mejores condiciones y ahorros en el pago de intereses, destaca información estatal.

De acuerdo con datos del registro de deuda de entidades federativas que lleva la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el saldo de la deuda de Chihuahua al cuarto trimestre del 2016 era de 49,047 millones de pesos, mientras que a junio de este año —la más reciente actualización— representa un monto de 48,020 millones.

“El supuesto incremento de la deuda, publicado en un medio de comunicación, se debe a que ahora sí se incluye en el monto total de los pasivos, los compromisos con proveedores y otros adeudos que arrastra el gobierno del estado desde la anterior administración, y que no se contabilizaban como deuda”, señala la administración local.

Las nuevas disposiciones legales en materia de contabilidad de deuda pública, incluidas en la Ley de Disciplina Financiera, entraron en vigor en octubre del 2016 y, desde entonces, el gobierno del estado informa, a través de su portal de transparencia, la totalidad de la deuda derivada de emisiones bursátiles, así como los compromisos con proveedores.

En los dos años del actual periodo de gobierno, sólo se han contratado tres créditos de corto plazo a tasas muy por debajo de lo que se hacía anteriormente, recurriendo a este instrumento en virtud del enorme déficit de operación heredado de la anterior administración, que es cercano a los 8,000 millones de pesos.

Basta recordar que se inició el gobierno estatal con apenas 21 millones de pesos en caja para cubrir compromisos. (Con información de Redacción)

estados@eleconomista.mx