Puebla, Pue. Las bajas ventas y falta de pedidos debido a la pandemia de Covid-19 tiene al borde de la quiebra a 150 de los 360 socios de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive), delegación Puebla-Tlaxcala, alertó el presidente del organismo, Federico Carmona Ocaña.

Indicó que las maquilas poblanas están atravesando por una difícil situación al haberse quedado con una importante parte de producción correspondiente a la temporada otoño-invierno, porque tiendas departamentales y de ropa no hicieron pedidos, como se preveía en los últimos dos meses del 2020.

Comentó que los fabricantes están viendo qué hacer con esa mercancía que ahora deberán colocar como saldos, porque las familias están buscando ropa de primavera, representando esto un problema grave para las empresas, que operan en números rojos.

En la maquila prevén una recuperación económica en 10 meses si los contagios van a la baja en el estado, porque de lo contrario, las fábricas en crisis están al borde de cerrar.

Operaciones reducidas

“Las empresas del sector se mantienen con una operación de 30% a 40% de su capacidad, con lo cual deben producir para la temporada de primavera, confiando que las tiendas aumenten pedidos”, ahondó.

Carmona Ocaña dijo que las empresas siguen subsistiendo en esta pandemia con la producción de cubrebocas, batas y otros accesorios para el sector salud y venta al público, ya que de lo contrario hubieran cerrado hace meses.

Sin embargo, insistió, hay mercancía que está en almacén y los clientes no la quieren porque en aparadores tienen lo de la temporada actual, y a pesar de las bajas ventas, no van a cambiar esa estrategia de mercado.

La baja actividad afecta a los trabajadores, porque deben ser llamados de manera escalonada para acceder al salario de cinco días, situación que las autoridades tienen que pensar y ayudar al sector local que genera 40,000 empleos.

Admitió que el arranque de año es difícil, porque las personas no tienen entre sus prioridades la compra de prendas, debido a que están destinando el gasto a productos básicos y de salud.

“Si continúa la difícil situación económica se darán cierres de fábricas antes del primer semestre y, con ello, más despedidos que será imposible recuperar”, señaló.

estados@eleconomista.mx