Debido a la tendencia favorable en generación de ingresos propios, una adecuada posición de liquidez y nulas contingencias en materia de pensiones, Fitch Ratings ratificó la calificación crediticia del estado de Baja California Sur en “A+(mex)”. La perspectiva es Estable.  

"La calificación de Baja California Sur se explica por sus fortalezas, tales como: el nivel de endeudamiento a largo plazo bajo, la generación de ahorro interno en línea con sus pares de calificación, la tendencia favorable en materia de ingresos propios, la posición de liquidez adecuada y contingencias nulas en materia de pensiones y jubilaciones”, explicó la agencia en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores. 

A diciembre del 2018, la deuda directa de largo plazo del estado era de 1,530.1 millones de pesos, lo que representó 0.25 veces los ingresos fiscales ordinarios (IFO) del período, indicador considerado como bajo por la agencia. Además, la sostenibilidad de la deuda cuenta con indicadores fuertes, representando el servicio de la deuda 27.6% del ahorro interno a la misma fecha. 

“La posición de liquidez es adecuada en términos de días gasto, los cuales resultaron en 35 y un nivel de caja que representó 0.69 veces el pasivo no bancario al cierre del ejercicio fiscal 2018. Si bien, al considerar las limitantes del estado, el uso de créditos de corto plazo ha sido recurrente en el período de análisis”, indicó. 

Baja California Sur registró 68 millones de pesos al cierre del 2018, el cual es de un crédito de corto plazo contratado durante el mismo período por un monto de 200 millones con la banca comercial. Además, cadenas productivas por 74.9 millones en el mismo período de referencia.

Fitch considera que los niveles de obligaciones bancarias a corto plazo han sido prudentes, y los pagos se han realizado de manera completa y oportuna.

Desempeño presupuestal

La calificadora de valores detalló que la generación de ahorro interno de Baja California Sur es buena; a diciembre del 2018 representó 11.2% de los IFO, en línea con sus pares en el mismo rango de calificación. Esto último es apoyado principalmente por la aplicación de políticas encaminadas a fortalecer la recaudación y mantener un nivel de gasto sostenible.

“A diciembre de 2018, los IFO presentaron un crecimiento anual de 4%, la recepción de participaciones y el dinamismo adecuado en los principales impuestos estatales apoyaron el incremento observado. Si bien el aumento de los IFO pudiera no ser tan elevado como lo observado en ejercicios anteriores, el buen control en el gasto permite generar flujo para servir deuda y realizar inversión”, comentó Fitch.

[email protected]