Tijuana, BC. Con la disminución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la frontera de 16 a 8%, se puede contrarrestar la fuga de consumidores en la frontera, de los residentes que viven en territorio mexicano —como Tijuana— pero que prefieren comprar del otro lado como Estados Unidos.

Según una estimación del Colegio de la Frontera Norte, las pérdidas por la fuga de consumidores en la frontera alcanzan entre 6,000 y 7,000 millones de dólares cada año, debido a distintos factores como inflación, costo elevado en algunos productos que llegan desde la zona centro y que en el país anglosajón tienen precios más accesibles, a pesar del costo del dólar frente al peso, como la gasolina, por ejemplo.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Tijuana, Mario Escobedo Carignan, explicó que mantuvo una reunión con el senador electo por Baja California, Jaime Bonilla Valdez, quien además fue nombrado como coordinador en la entidad del gobierno federal de la administración que encabezará el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

“La disminución del IVA en la región fronteriza será un ahorro directo para los bajacalifornianos, también se evitará la fuga de consumidores, y si a esto le unimos la creación de una zona económica estratégica, dará como resultado mayor productividad, competitividad e innovación, además de que la región será generadora de más empleos”, dijo el empresario.

Refirió que el propósito de la reunión es poner en marcha las propuestas que hizo el sector comercio a este nuevo gobierno para que alcancen a concretarse a corto plazo, con la intención de ver resultados reflejados antes de que concluya la siguiente administración.

Política fiscal

En el tema del IVA, Escobedo Carignan mencionó que desde hace 20 años el sector comercial pedía a los diferentes gobiernos federales que la política fiscal en la frontera sea igual a la que se maneja con el estado —situado a un costado de la entidad— de California, ya que la dinámica comercial de Tijuana es muy diferente al resto de la República Mexicana.

“Cuál es el compromiso del sector comercio, que ese 8% menos que nos va a costar de todo, de lo que importamos, que es la mayoría de los productos, se vea reflejado directamente con el consumidor, vamos a arrancar nosotros una campaña previo a que baje el IVA, donde estaremos pidiendo al comerciante que ese 8% que nos vamos a ahorrar se vea reflejado en el precio del consumidor”, advirtió Mario Escobedo.

Dijo que, una vez que se baje el IVA en la frontera, el cambio será casi de inmediato, porque la mayoría de los productos que se consumen en Baja California, especialmente en Tijuana, son importados de Estados Unidos, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, entre 60 y 70 por ciento.

[email protected]