Tijuana, BC. Baja California perdió capacidad para atraer y retener talento e inversiones en materia de competitividad.

En el Índice de Competitividad Estatal 2016 (ICE) que realiza el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), la entidad descendió del lugar 17 en el 2012 a la posición 25 en el 2014 a nivel nacional, por lo que fue el estado que más retrocedió en el ranking general.

Lo anterior es consecuencia de una caída de 15 posiciones en el subíndice Gobiernos impulsada por un retroceso de 56 a 48 en la calificación del Índice de Información Presupuestal Estatal y por un aumento en la proporción de hogares que se surtieron de agua por pipa (de 1.1 a 5.6 por ciento).

En menor medida, el estado perdió cinco posiciones en el subíndice de Sociedad principalmente por el aumento de la tasa de suicidios de 3.5 a 5.1 por cada 100,000 personas y por la disminución de personas con acceso a alcantarillado de 89.8 a 87.7 por ciento.

Uno de los problemas, expone el centro de investigación del país, es que la economía de la entidad se dé principalmente a las exportaciones de la industria maquiladora y con este retroceso en su calificación se estima también una disminución en este ámbito.

El Imco analizó varios rubros para obtener los resultados en materia de competitividad, como es la educación, seguridad, salud, medio ambiente, sistema político, transparencia presupuestaria,entre otros.

En Baja California se hizo más complicada la apertura de nuevas empresas, pese a la serie de programas enfocados a facilitar los trámites, tanto por parte del gobierno municipal como estatal.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de Tijuana, Gilberto Fimbres, dijo que los estados fronterizos, pero principalmente Baja California, han sufrido en su economía debido a la política del gobierno federal con los aumentos en la gasolina y también la depreciación del peso frente al dólar.

En el caso de Tijuana estamos hablando de seguridad, que es un problema que estamos cargando, pero no es sólo eso, también la pérdida de competitividad con la homologación del IVA en fronteras, el cambio de dólar y otras restricciones, todo eso nos hace daño , advirtió.

El líder de Coparmex en Mexicali, Francisco Fiorentini Cañedo, reconoció que existen avances en cuanto a estímulos para la instalación de compañías, aunque aún existen otros problemas como la inseguridad, la falta de infraestructura y de condiciones que permitan a las empresas locales competir con otros estados.

Calles que no están pavimentadas, negocios que han tenido que reestructurarse para adaptarse a nuevos parámetros... El punto es que esto nos está afectando hasta para poder continuar con los negocios, porque no sólo es atraer inversión sino que sea permanente , lamentó.

Ambos empresarios aseguraron que las inversiones llegan al estado, pero la corrupción y la inseguridad han impactado en la competitividad de Baja California y con ello también han dañado la confianza en la economía de la entidad.

estados@eleconomista.mx