A pesar de que en los primeros nueve meses del año el país acumula 719,250 bajas de trabajadores inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), tres estados lograron registrar saldos positivos en su mercado laboral formal: Baja California, Chihuahua y Tabasco.

Las tres entidades referidas son las grandes excepciones en un contexto de crisis económica y sanitaria derivada del Covid-19. En primer lugar quedó Baja California con la generación de 32,639 empleos formales en el periodo enero-septiembre; le siguieron Chihuahua y Tabasco, con 8,777 y 1,703, respectivamente, según cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

En Baja California, único estado de la frontera norte que tiene a todos sus municipios en el programa de zona libre (beneficios fiscales y no fiscales), el dinamismo provino del sector de industrias de la transformación, con la creación de 32,454 trabajos asegurados en el IMSS; su vocación principal corresponde a las maquilas de exportación.

Otras ramas económicas con altas en el Seguro Social fueron actividades primarias (6,857), transportes y comunicaciones (481), industrias extractivas (59), servicios sociales y comunales (42) e industria eléctrica y captación y suministro de agua potable (39).

Mientras las mermas se dieron en comercio (1,544 despidos), construcción (1,599) y servicios para empresas, personas y el hogar (4,150).

“Baja California mantiene el liderazgo en generación de nuevos empleos, al cierre del tercer trimestre Baja California registra 922,535 empleos formales, esperemos que la inversión mantenga una tendencia similar. Seguiremos impulsando los programas para incrementar la competitividad y la inversión tanto en los sectores industria de transformación, turismo, servicios y comercio”, dijo recientemente Mario Escobedo Carignan, secretario de Economía Sustentable y Turismo en Baja California.

El estado, ahondó, mantiene liderazgo en la generación de empleos durante la reactivación económica, impulsado por los sectores de la industria de la transformación y del sector primario.

“Tenemos un repunte en la generación de empleos y esto es gracias a que ya están casi todos los sectores productivos operando”, indicó el secretario estatal.

En tanto, la fortaleza de Chihuahua provino de industrias de la transformación, al generar 21,325 plazas formales en los primeros nueve meses del año; le siguieron servicios sociales y comunales (921); agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y caza (513); transportes y comunicaciones (338), e industria eléctrica y captación y suministro de agua potable (39).

Las pérdidas laborales se observaron en industrias extractivas (165), comercio (2,583), construcción (3,242) y servicios para empresas, personas y el hogar (8,369).

Por su parte, el saldo positivo de Tabasco fue producto de las 6,298 altas en el IMSS en construcción, 791 en actividades primarias y 541 en servicios sociales y comunales (541). Los despidos, que ascendieron a 5,927, se concentraron en seis sectores, resaltando servicios para empresas, personas y el hogar (3,252), el más dañado en todo el territorio nacional.